28 octubre 2006

Sangría y rock

SangríaHoy es viernes. Uno cuenta las horas en el trabajo para dejar de ser el empleado, el gerente, lo que sea, para ser irresponsable. Ya sabemos, aquél mito del macho que se va a la licorería, a jugar caballos mientras los 7 muchachos esperan en el rancho con la esposa embarazada y golpeada. Yo sólo quería algo como sangría y rock.

A pesar del día, hubo que hacer bastante trabajo. Recorrí la autopista 5 veces, en una renuncié a un trabajo que me pagará una quincena sin haberla trabajado. El tráfico en Maracay es imposible.

Conté cada hora y cada minuto para irme a mi casa, aún así, en mi trabajo fui todo lo que se debía hacer, más 1500 bostezos. Bostecé incluso mientras veía la tetas redondas y provocativas, los ojos hermosos, los labios provocativos y el cabello pintado y extraño de una chica súper sexy que me hablaba de su proyecto personal.

Anoche, como buen irresponsable, fuera de mi horario de trabajo, me quedé jugando Punch Out, en un emulador de la Nintendo, e intenté jugar Age of Empires II, pero algo falla en mi PC y me sabotea el juego. Me acosté a las 2:47 AM, para despertarme a las 6:15 AM, casi gracias a un Caterpillar.

Era viernes y pensé que no podría esperar que muriese el trabajo, del cual me fui una hora temprano gracias a Mai, para largarme a toda velocidad. Sin embargo, me tuvieron que jalar para irme. Yo, dentro de mi papel de trabajador, no me canso ni abandono lo que hago. Siempre encontraría algo bueno qué hacer a pesar del horario. Mai me lo dice a gritos: ¡deja el trabajo en la oficina! Eso no duró mucho, ya le pegué mis malas mañas: decir a cada rato "debí" arrepintiéndose de lo que no hizo y hablar del trabajo a toda hora. Claro, cuándo ella hace ese par de cosas, yo tengo que reclamar.

Finalmente, Makro, bandas de rock amigas y sangría La Caroreña llenaron nuestra noche, en la que terminé una vez más manejando para el lugar donde vivimos, aunque incapaz de tomar la autopista. Ebrio, feliz, habiéndome coleado en el concierto y habiendo bebido sin haber cenado, estoy aquí, llenando mi blog, sólo para propia diversión. Hay que aprovechar, el lunes puede que uno siga teniendo miedo de ser poeta, filósofo o recojelata, permanenciendo fiel a su trabajo.

2 comentarios:

  1. Dios!!! entonces ese viernes no te fue tan malo que se diga...
    Del trabajo de oficina, ¿debería opinar? creo que debo limitarme...

    ResponderEliminar
  2. Bien merecida que teniamos la irresponsabilidad de este fin de semana. Tantas vacaciones de uno mismo deberían ser ilegales :)
    Fue un placer acompañarlo, anótame siempre donde exista rock y alcohol, sobre todo lo ultimo.

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.