12 marzo 2007

Simbolos patrios, soviéticos (semiología del patriotismo comunista)

Cuándo era chamo me encantaba ver al equipo de fútbol de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas con sus letras CCCP, que en ese momento pensé que era por la traducción al inglés, no sabía yo entonces nada de Guerra Fría ni ideologías políticas. Yo quería que Iván Drago en nombre de la grandiosa Unión Soviética despedazara a Rocky y era finísimo ver a los "rojos" en las películas de guerra de los 80, así perdieran, porque sus misiles con la estrella roja, la imponencia del Kremlin o esa simbología tan nacionalista y uniforme, me parecía fuerte, poderosa, admirable.

Hoy, un día en que tendríamos que celebrar a Miranda, y a nuestros símbolos patrios, que no nos enseñaron en la escuela con 8 estrellas y un caballo que se devuelve como desnucándose, yo pongo los escudos soviéticos y los de sus ex-repúblicas, porque me gustaban muchísimo, y quería tener una camisa roja con el martillito y la hoz.

Quizás es una rebeldía innata, que me hacía simpatizar con esas causas con una versión distinta de las cosas, y ahora que estoy tan pendiente de los simbolos y signos, me pregunto: ¿y nuestra estrella roja?.

Yo, que conocí en Holanda a muchísimas chamas polacas, que vivieron la influencia soviética y la del sistema socialista, me decían que su sueño era estudiar en la Universidad de Kiev, ser gimnasta olímpica o ingresar en el Conservatorio de Stalingrado, así como nosotros soñamos con Miami, Harvard y los museos de Nueva York; las carajas estudiaban ruso y alemán en el liceo, así como nosotros inglés, y se largaban de su país porque no había trabajo seguro aunque estudiaran en la mejor universidad de Varsovia, pero más impresionante, es que ellas habían visto las mismas novelas venezolanas que nosotros, soñando con los mismos galanes que las féminas criollas. Fuimos estafados por los dos imperios.

Les dejo entonces muchísimos escudos de naciones ex-soviéticas, y otras como Vietnam, China y Corea del Norte, fíjense en la estrella, casi siempre roja, que "por ahora" no tiene nuestro escudo, aunque tampoco lo tiene el de Cuba, sólo por la curiosidad que me da que tantas naciones hayan compartido una simbología agraria, obrera y rojísima, tan en común, como si se tratase de países "bolivarianos" compartiendo el amarillo, azul y rojo, se tratase.









2 comentarios:

  1. Ciertamente los simbolos tienen un alto poder, por eso eran tan usados en los países donde el totalitarismo cabalgaba, Rusia comunista y la Alemania nazi entre otros. De hecho Hitler lo reconocia publicamente y hasta habló un poco de ello en su libro "mi lucha" (bueno más bien explicó porque los carteles del partido nazi tenian el color rojo).

    Saludos.

    P.D. si ambos imperios defraudaron a la gente que los seguia, lo peor es que todavía quedan personas que les creen.

    ResponderEliminar
  2. En verdad el nazismo fue más iconográfico en su esencia, era más importante para ellos, porque jugaron con mística y creencias ocultistas, era parte de su ideología, sin embargo, para lo que vivimos ahora, es más importante estos símbolos... gracias por tu visita! es un honor...!

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.