03 julio 2007

No todo empieza un lunes: domingos de sexo y vino

Homero SimpsonEste post lo quería escribir el Domingo pero estaría cayendo en la trampa. Nada del lugar común de empezar la dieta el lunes, sino percibir que el domingo parece ser el día usual para que uno se siente a reflexionar y se diga: desordenado, gordo, falto de voluntad, borracho o algún tipo de virtud que un paria adoraría y uno se diga, muy confortable como Homero Simpson con una cerveza en una mano y el control remoto en otra, mañana cambia mi actitud, para ser mejor. Y al final uno ni se baña. Bueno, yo no.

Claro, también puede ser que uno se diga, el lunes empiezo a estudiar guitarra, a ver menos televisión, a leer un libro, a hacer el trabajo que tengo pendiente. Es lo mismo que estar sentado en la PC y decir: ¿apenas las 7:30pm? Nojoda, ahora es que tengo tiempo, y de repente: ¿¡1:12 AM!?, no has hecho un coño y tienes más sueño que el carajo, y lo peor, dices: mañana me paro mega temprano a hacerlo, ¡y nada!, otra vez en Minijuegos, el Messenger y viendo televisión inútilmente.

Pero resulta que esta misma idea yo la he tenido un jueves y digo, ya viene el viernes y ni de vaina el fin porque bebo y duermo mucho, o me da más ladilla, así que el lunes es perfecto. Y si me la digo un martes como ahora, tienes ese raro prejuicio de pensar: no vale empiezo el 1 de mes. ¿Pero uno se pregunta, quién inventó esa vaina de reflexionar el domingo y empezar el lunes una persona más seria y tal?

La Santa Iglesia Católica, tiene varias justificaciones: porque ese día se creó la luz, resucitó Jesús y mi mamá me robó las cholas. Tiene el Domingo de Ramos, el Domingo de Resurrección y hasta el día de Santo Domingo que debe hacer caído domingo.

Este supuesto día de descanso, o día de no trabajo en otros idiomas y como más me gusta a mí, el día del sol, el Sunday inglés, el Sonntag alemán y similares en otros idiomas nórdicos y en latín, también tiene otras implicaciones en nuestro país, no sólo fatídicos programas presidenciales, sino también es el día que salen las revistas de los periódicos que ese día vienen más gorditos, antes venía el Meridianito, domingo es el Día del Padre, la Madre y del Cine Millonario, día para pasear, ir al cine en familia, visitar el zoológico con los carajitos (niños, niñas y adolescentes, LOPNA dixit), y sobretodo de decir: ¡qué ladilla, coño e su madre, mañana es lunes!

¿Qué coño puede hacer uno un domingo que no sea desayunar café con leché, huevos fritos, caraota y arepa, leerse completo El Universal, limpiar la casa, ir a la piscina o salir en grupo familiar? Para remediarlo, deberían prohibir las cosas que se hacen un lunes en la mañana. Eso si sería una medida popular, pero habría que darle la razón a la innombrable de Televén.

Los domingos deberían ser de sexo y vino, así uno se para el lunes contento con el mundo y la vida. Menos mal que este blog empezó un jueves, sino, estaría hablando más pendejeras de lo normal.

5 comentarios:

  1. sexo, vino y metal en exceso te falto amigo

    ResponderEliminar
  2. Angelique8:19 p.m.

    He escrito nuestra conversacion en mi espacio...me gustó..me lo comi.. y lo expulse en el rincon de mis sombras...
    leete conmigo en:
    www.myspace.com/sensual_emotion

    Sexo .. vino y poesia!

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón... lo que pasa es que con chamos se hace un poco más difícil, pero bueno...
    Un beso y que todos tus domingos sean de sexo y vino

    ResponderEliminar
  4. Trippis12:09 p.m.

    Los domingos son asi porque ya para ese momento tienes 2 dias de "no hacer nada", quiero decir de no tener la mente ocupada en trabajo y en el corre corre diario. El domingo en la noche ya tienes todo listo para la semana y lo unico que puedes hacer es "pensar" en todo lo que no piensas durante la semana. Asi que apurarse un poquito con lo de pensar los sabados y los domingos sexo y vino!!!

    ResponderEliminar
  5. yo tengo sexo los domingos y a veces me ladilla lo previsible

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.