25 julio 2007

¿Porque soy socialista?

¡Qué difícil ha sido escribir sin extenderme durante larguísimos párrafos y con suficiente justicia este post!

Primero lo primero: por romántico, por idealista y por soñador. Por creer que otra sociedad, más perfecta, solidaria, cooperativa y fraternal es posible. Por escuchar Jhon Lennon y a Silvio Rodríguez, por leer a Neruda y Gabriel García Márquez, por gustarme la pintura de Frida Kahlo, e incluso porque se me hacía simpática toda la iconografía de la URSS en las Olimpíadas, y odiosos los gringos salvando el mundo.

Por ecologista, por punketo, por rebelde, por rechazado, por adicto a la lectura y por humanista con fiel creencia en la ciencia. El poema y la geometría unidos perfectamente para inspirar a los obreros y diseñar los planos de un teatro, los puentes, las escuelas y las represas. Porque uno encuentra la causa Palestina, a Malcolm X, al EZLN y el subcomandante Marcos, la Guerra de Vietnam y la Sahara libre, más simpáticas que Disney World, estudiar en Harvard, vestirse de Benneton.

Por pensar y leer de más, por rechazar el catolicismo, el materialismo, el hedonismo justificado en la comodidad de la opulencia, las religiones, el orden establecido, el sistema creado y mantenido por pocos. Por creerme un poco los cuentos de la Teoría de la Conspiración, el revisionismo, pensamiento antiamericano y el modus vivendis europeo.

Muchos me dirán, yo soy así como tú dices y me gusta McDonald´s, tener un buen carro, tremenda casa, y un montón de otras cosas que anulan la relación entre las cosas que nombras, las coincidencias o desencuentros entre las de unos y otros con la conclusión de ser o no, socialista. Peor, me dirán: me vas a decir que tú no quieres tener tu carro, tu casa y así por allí se irán. O dirán: bueno, quédate tú pobre, pelando bolas, gradúate para nada, inscríbete en el PSUV.

Así que repito: esas son mis razones para ser socialista. Las mías, las que me llevaron a decir: Mickey Mouse tiene algo de sospechoso, Iván Drago debería matar a coñazos a Rocky, quiero tener una camisa con una estrella roja con la foto del Ché Guevara o una camisa de fútbol soviética con las letras CCCP, desear que Neruda y Silvio estuviesen en nuestros planes de estudio y pensar que las películas de karate asiáticas y muchas europeas son más arrechas que las de persecuciones policiales, efectos especiales y tramas detectivescos donde uno se pierde porque la gente se llama Brent, Hackendurf y Rick, o que American Pie.

Soy socialista porque soy un inconforme y creo que esto puede mejorar, pero no creyendo ni en Mao Tse Tung o Lenin pero mucho menos en Donald Trump o en la Shell. Yo creo –obviando los horribles lugares comunes- en un venezolano que aprende una nueva conciencia colectiva desde la escuela, aquella educación y cultura que tan fastidiosamente han comentado, para eliminar aquello de las palancas, tirársela de vivo o enchufarse con un familiar sin los méritos, tirar el papel en el suelo, sobornar al policía por comerse la luz o beberse la quincena en cerveza, lotería y caballos.

Crear en el venezolanismo, si eso existe de verdad, una nueva cultura nacional que rechace esos comportamientos, dándole la lección a los más jóvenes, a esas inmensas mayorías, a los creadores del destino nacional. Algo así como la campaña de Señalen al abusador, que hace unos años mostraba la televisión nacional. Dejar de chismear sobre embarazos, virginidad o el dinero de los demás y reprobar las fiestas ruidosas, la falta de solidaridad vecinal y el gasto excesivo e inútil del agua y luz.

Aquí los pesimistas de siempre (los “realistas”) dirán que eso es muy jodido, que el venezolano es así, jodedor, flojo y derrochador, muy a la opinión de la De Majo, y obvian todos los logros, fortalezas y aportes en todos los ámbitos de los venezolanos. Por eso, me reafirmó como socialista: porque no todos somos iguales, pero todos merecemos la misma oportunidad para desarrollarnos según nuestras capacidades, y ser atendidos dependiendo de nuestras necesidades. Incluso pensando distinto.

Por otro lado y hay que decirlo: Patria, Socialismo y Vida, claro que PODEMOS. Baduel, ¡bien hecho, mi General! Socialismo a la venezolana. Miguel Salazar, sigue dándoles por el ojo. ¿Diosdado, Vielma Mora, para cuándo te nos unes? Hasta el 2012 si, 2021 ni de vaina. Eugenio Mendoza y Alberto Völlmer, mosca con ser pura máscara.

Ah! y reflexiones sobre inseguridad, PSUV, corrupción, expropiaciones, nacionalizaciones, lista Tascón y secuestro de poderes: si, es una cagada y no es socialismo lo que nos están metiendo, sólo un sueño que se nos cayó, un desengaño, pero entiendan, más cerca parecía o parece el camino por allí que con ... Rosales, digamos. El socialista es un esperanzado, un rebelde y un soñador, y para atrás ni para cojer impulso.

Y entonces, ¿porqué soy socialista? Porque creo en un cambio del venezolano, del individuo y del ser humano. Del sueño de Bolívar (no del bolivarianismo trasnochado y militarista de Hugo), de las igualdades para todos, de la ayuda a los menos favorecidos, de lucha contra la pobreza, salvación del planeta, la fuerza del espíritu y el poder del arte, de la solidaridad, el apoyo mutuo, la cooperación y de la transformación y evolución del alma, y el uso de las tecnologías para ayudar a los demás. Soy socialista poque creo en los sueños, de todos, unidos, y porque soy un rebelde inconforme. Pensar puede doler, sobretodo a punta de patadas de los intolerantes y los policías, pero vale la pena la aventura.

Pd. Si, es contradictorio, pero se venden muy bien los productos y camisas con frases y slogans "revolucionarios".

13 comentarios:

  1. Soy borracho, metalero y amante de los gadgets, el resto me es indiferente, con eso puedo vivir tranquilo?

    ResponderEliminar
  2. Cuando comencé a leer supe que en algún momento me iba a cruzar con algún comentario referente a Rocky/Drago.

    Y sí no es solamente que >Drago debería haber ganado, sino que de por si la historia de Drago probablemente es más arrecha que la de Rocky...

    ResponderEliminar
  3. bueno...yo en parte no sé mucho, digamos de conceptos y teorias politicas...pero creo que tengo un concepto armado de lo que quiero y de lo que busco...es cierto Chz ''disfrazó'' mucho el discursillo cuando ganó-hay que reconocerlo, el carajo tiene labia-
    estoy clara, la igualdad para todos es favorable -pero igualdad no en la miseria- igualdad de oportunidades, asi se combate la pobreza, la miseria..tal vez con una buena educación, no todos pueden pagar 6millones semestrales en una universidad.

    yo tengo mis esperanzas y mis sueños...pero para mí lo de ''desarrolo endogeno'' es más que hacer hamacas, pirañas y cosas artesanales, en este pais hay talento y mentes brillantes que como siempre brillan fuera de este cielo...somos jodedores -burda- pero somos ingeniosos y sabemos echar pa' lante...estamos madurando, estamos aprendiendo, de los errores puede ser...pero allí vamos...somos un pais ingenioso e inteligente, parecemos ingenuos
    pero que va!!

    coño! me dieron cuerda...jajaja

    ResponderEliminar
  4. Ingeniosos, creativos, igualdad? Y donde andan que no le estan echando bolas?? Puro escribir??

    ResponderEliminar
  5. Hermosa declaración de principios. Los verdaderos socialistas saben reconocer a los farsantes.
    Te deseo suerte, la misma que necesitamos todos. Aqui me robo el dicho de una amiga: Venceremos... pero de vaina.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. uy uy uy Jeanfreddy...me pusiste complicado no comentarte este post tan bueno...pero casi que prefiero escribir uno de respuesta en mi blog para no monopolizarte el espacio de comentarios...la cosa empezaria por recordar aquella cancion de Desorden Publico..."yo quisiera que los polititicos fueran... fueran paraliticos"...la recuerdas? porque para mi ni es Mickey Mouse ni es el Che...el verdadero meollo del asunto esta en la existencia de esos seres minoritarios que lamentablemente rigen el destino de todos nosotros...no se si lo escribiré ahora mismo pero de que te escribo mi punto de vista te lo escribo....

    ResponderEliminar
  7. Gracias Maie! :) esperaré ese post con cariño... me crié escuchando esa canción, "cada niño tendrá su vaca" :)

    ResponderEliminar
  8. LuisCarlos2:39 p.m.

    Entendí mejor lo lo de "los productos y camisas con frases y slogan revolucionarios" después de leer un librito de Nueva Sociedad que espero aún se consiga.
    El imperio contracultural: del rock a la postmodernidad. De Luis Britto García.

    Es un excelente referente para entender el mercantilismo rojo. De resto, Jean, este es un post que puedes poner en tu curriculum.

    ResponderEliminar
  9. Lo buscaré pero ese autor me parece un ... redomado... intolerante, por no usar SUS palabas.

    ResponderEliminar
  10. cuestión de definiciones... parecen excelentes razones para no ser socialista. Más bien para ser liberal, en el sentido amplio de la palabra. Siempre identifico al socialismo con una manera centralizada y antipática de manejar la economía limitando la acción de los individuos y colectivos. Estatismo, pues.

    ResponderEliminar
  11. Hola Rom, qué bueno tenerte por aquí. Sabes? Arturo Úslar decía que quién no era socialista a los 20 no tenía corazón, pero si aún lo era a los 30, no tenía cerebro. Me queda un año de romanticismo. Aún así, mis amigos más conocedores me lo dicen: tú no eres socialista, eres un liberal. Aún así, gozo de mi año "sabático".

    ResponderEliminar
  12. ahh, eso lo explica, hace rato que pasé por los treinta jejeje... un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. el dia que tu seas socialista yo sere adeco!, que falso eres viejo! dios te cuide

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.