06 agosto 2007

Pero si tú eres un muchacho tan inteligente

Esa es una de las frases más típicas, repetitivas y menos comprensivas que te puede decir alguien en la vida, bueno, alguien casi siempre es tu tía, una mamá o hasta una profesora que se hace pana tuya en el liceo.

Es típica de la adolescencia, luego te creen bruto o ya uno aprende a los coñazos sus incapacidades y lo dice resignado i divertido sin mucho rollo: No chamo, yo soy un peo, no sé hacer esa vaina. No pana, yo prefiero irme por lo seguro y agarrar mi taxi. Pana, acompáñame que para eso yo soy maaaaalo.

La frase te la disparan cuándo tu supuesta brillantez juvenil no alcanza para lo que luego se descubrió hace falta inteligencia emocional o social, se requieren distintas habilidades o existen algunos bloqueos emocionales por la edad "difícil": ¿Cómo no vas a poder si tú eres un muchacho tan inteligente?
  • Aprender a: manejar sincrónico, bailar salsa o hacer una instalación eléctrica

  • Comprar: pedir rebajas en los zapatos, no dejarse joder por un taxista, ir al abasto

  • Elegir: novia, ropa, amigos, hábitos

  • Hacer mandados, buscar ropa dónde el sastre, cobrarle una plata a un vecino

  • Practicar algún deporte elegido por la familia, dibujar, aprender un instrumento musical

No importa cuál sea la cosa que ellos creen también que tú seras capaz de hacer (el amor de madre te verá sobrenatural y tus tíos como el "cerebrito") les sorprenderá que no lo puedas hacer y con la voz más condescendiente del mundo, quizás la aprenden a entonar cuándo sus maridos ya deben comprar viagra, pero si tú eres un muchacho tan inteligente.

Tranquilo mi amor, yo sé que tú puedes, intenta y ya verás, sino, no hay problema, yo sé que tú eres especial. Además, tú eres un "muchacho muy inteligente". Tan sólo escucharla, se produce un energumenamiento adolescente que devenga siempre en gritos, frustación o instropección. ¡Qué ladilla es tener 14 años!, menos mal que la vaina sólo termina como anécdotas para luego contar con los amiguetes.

PD. Hoy fui al odontólogo y sufrí muchísimo, así que vine un poco agrio. Odio ir a esa vaina, casi nunca lo hago sino en caso de emergencia y hoy me hicieron una limpieza que más bien parecía una tortura tipo la película Hostal.

6 comentarios:

  1. Pero cómo no vas a aguantar el dolor si tú eres un muchacho tan inteligeeeente...

    X-D Lo siento, no podía dejar pasarlo. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Ayer te otorgué un "Thinking Blogger Award"... por ser tan inteligente!

    X-D

    Yo tampoco lo podía dejar pasar!

    ResponderEliminar
  3. Coño, por segunda vez! qué bello, qué bello! :D voy para allá volando... :P

    ResponderEliminar
  4. El mundo odia a los odontologos xD

    ResponderEliminar
  5. POBRECITO MI JEAN SUFRIENDO EN EL ODONTOLOGO, Y SI UNIMOS TU INTELIGENCIA Y LA MIA QUE SALDRA...??????

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.