13 octubre 2007

CENDIS: Rock de la lista Tascón, Punk bolivariano, Hip hop del consejo comunal, Electrónica socialista, Salsa endógena y Reggeaton indígena

Hace un par de años hacía una columna web llamada Rock Sancochao. Para entonces, escribía sobre música basado en los anuncios gubernamentales. Una vez resalté el combate del SENIAT contra el contrabando y el cumplimiento de la Ley de Protección al Derecho de Autor, que parecían revelar esperanzas para los músicos nacionales y la lucha contra la piratería. Incluso entonces se habló del CENDIS y los discos que editaría el gobierno para todo artista en cualquier género que le hiciera falta. Parecía todo positivo. Pero ahora se agregan un par de cosas que revelan para dónde vamos. Todo está tan clarito y a la vista, allá en Cuba, y nosotros seguimos adivinando.

Centro Nacional del Disco
Según el MINCI, el Cendis aportará más de 500 títulos y 15 millones de copias al año, y en ABN se revela que: "Un impactante edificio blanco de seis pisos, con un área de más de 2 mil metros cuadrados de construcción y aproximadamente 15 millardos de bolívares en inversión, dará vida a este complejo único en Latinoamérica que tendrá, inicialmente, capacidad para producir 28 mil discos diarios". Tienen además dos estudios móviles para registrar música indígena y aceptarán poetas y declamadores para sacarles su disco.

Según ambas notas, todos los artistas que desean pueden asistir para todo tipo de servicios: replicación si ya tienes tu disco, impresión del arte o portada e incluso entrar en el catálogo y cadena de distribución del Centro Nacional del Disco, el cual pagaría regalías más altas que cualquier disquera porque su interés no es mercantil, según declaraciones de su presidente, Xulio Formoso.

Si no tienes tu maqueta (sic) lista, haces una solicitud y un Comité de Catálogo decidirá según tu curriculum y género, quienes podrán grabar, editar y replicar sus discos con apoyo del nuevo instituto. En datos oficiales, ya hay más de 300 solicitudes hechas por distintos tipos de artistas, desde el joropo hasta el rock, pues se pretende alentar todo tipo de manifestaciones artísticas, aunque las primeras producciones apuntarán hacia materiales didácticos y educativos para apoyar las ideas del bolivarianismo.

Por tanto, las películas que salgan de la Villa del Cine, también serán replicadas y distribuidas en las librerías Kuaimare -ahora se llama Librería del Sur-, aunque algunos se regalarán entre los consejos comunales de los lugares más pobres (suponen que tendrán reproductores de CD y DVD). Así podremos ver Postales de Leningrado en casa aunque los gafos de Cines Unidos la hayan quitado ya de la cartelera en Maracay.

Otras cifras apuntan que ya han replicado 50 títulos, pero la capacidad de las máquinas y técnicos traídos de Holanda, será de 28 mil discos y DVD diarios. ¿Tantos? Eso mismo me han dicho amigos músicos. Eso significaría que cada artista saldrá de allí con -por lo menos- 28 mil discos listos para regalarlos, venderlos a 2.000 bolos o entrar en distribución nacional en lugares dónde la gente normalmente no va a comprar discos.

Suena promisorio pero para esto haría falta un esfuerzo de los poco especializados medios de comunicación, dándole más espacio a estos artistas, relevando a segundo plano a los internacionales y a los más locales que sean más tradicionales o comerciales, y crear incluso nuevos medios -el CENDIS tendrá su propia radio- para sonarlos, y así seríamos el país alternativo que todos creen en Europa que somos. No es sacar discos por sacarlos, es que la gente sepa que existan y se inserten en el gusto local. Porque si tengo que sintonizar una radio única e ir a una tienda que nunca voy, mi disco tendrá la misma oportunidad de difusión que un programa de TVes.

Poliedro y Teresa
Si consideramos que Alejandro Sanz no podrá tocar en El Poliedro, "porque no", según uno de los funcionarios públicos, que Manu Chao y Cultura Profética -que me gustan mucho- pueden venir cada vez que quieran porque son de izquierda no crítica al gobierno venezolano y que ahora en el Teresa Carreño no te podrás presentar a menos que firmes una declaración de no crítica al gobierno de ninguna forma, como revela Pedro Lastra, nos preguntamos ¿hacía dónde vamos con todo esto?

Seremos como Cuba
Mi hermano ha ido un par de veces a allá. Me dijo que las discotiendas son inmensas. Él preguntó por los discos de reggeaton y le indicaron toda una pare de unos 10 metros, con cientos de discos de artistas que jamás él había escuchado en su vida. Nada de 50cents, Daddy Yankee o similares pudo encontrar ni le pudieron vender. "Eso no existe", le dijeron.

En las películas Habana Blues y Arturo Sandoval: for love or country, podemos entender cómo el músico cubano debe tener un carnet del partido o estar de acuerdo con el gobierno para poder tocar, grabar un disco o acaso salir del país de gira. Y los artistas internacionales deben ser no críticos al régimen y se les muestra lo mejor de la isla, con festivales de jazz que duran sólo durante su visita y bandas underground sin el apoyo de ninguno de los viceministerios dedicados a los distintos géneros musicales en Cuba.

¿Y entonces?
En Venezuela es fácil de intuir, sin tirárselas de adivino: los artistas internacionales que vendrán serán trovadores de izquierda y similares sin ningún tipo de peligro ideológico, las disqueras y discotiendas se verán rebasadas por la cantidad de discos y artistas nacionales ofrecidas por el Estado, y las radios se verán obligadas, presionadas o en la posición de promocionar más y más los talentos locales, prescindiendo de toda influencia extranjera.

Por cada Arjona habrá 10 cantautores, por cada Metallica habrá 10 bandas de metal venezolanas, por cada Daddy Yankee habrá 10 artistas de reggeaton comunitarios. ¿Esto es bueno, malo? Tendrá su ventaja indudablemente en muchos aspectos: culturales, económicos, artísticos y hasta sociales. Esto mientras el CENDIS evalúe verdaderamente el talento musical y no otras consideraciones políticas, si las discotiendas y disqueras no quiebren dejando de ofrecer discos internacionales, limitando la competencia y frustrando el mercado, y si aún es posible ver a artistas como Jorge Drexler, Slipknot, Alejandro Sanz o Black Eyed Peas en los grandes escenarios del país, sin necesidad de censura previa.

Me gusta mucho la idea que las bandas de rock, los cantantes de joropo y las orquestas de salsa menos conocidas puedan sacar sus discos, ser distribuidos y difundidos, eso dará oportunidad a talentos locales alternativos a triunfar, a hacerse conocidos y a aumentar el gusto por lo local en nuestro país, además de hacer crecer una industria dónde hay fotógrafos, diseñadores, productores, roadies, profesores, productores, ingenieros de sonido, músicos, managers, publicistas, periodistas y un largo étcetera, más bien lo aplaudo.

Pero como dicen cría fama y acuéstate a dormir, con la sucesión de listas negras y discriminiación que disfrazan de inclusión (quítate tú para ponerme yo, deja al pobre siendo pobre para que vote por mí), tengo que sospechar y decir que lo que no me gustaría es no poder comprarme el disco o la entrada a un concierto de un artista -de dónde sea que venga- porque el gobierno decida que "no es revolucionario".

No es por criticarlo todo cuándo yo mismo podría verme afectado positivamente por esto (podría crear una revista, podría ofrecérsela al MINCI, habrá más chance para los que se dedican al periodismo musical), sino que el gobierno te mal acostumbra.

Rock de la lista Tascón, Punk bolivariano, Hip hop del consejo comunal, Electrónica socialista, Metal soberano, Salsa endógena y Reggeaton indígena parecen ser los próximos géneros musicales de un país dónde ni Soda Stereo -por ahora- podrá venir por culpa de la Reforma Constitucional, el 2 de diciembre. Y ahora no tenemos ni PumaTV, nuestro MTV criollo.

¿Abrirá el CONAC un canal así ahora para apoyar los videos nacionales hechos en la Villa del Cine de los Productores Nacionales Independientes y los Comunicadores Socialistas de la UBV para los artistas firmados por el CENDIS en pro de la soberanía musical?

14 comentarios:

  1. Me saca la piedra lo arrastrado que pueden ser algunos compatriotas. Me quedo con el punk y su filosofía de "hágalo usted mismo". Qué cagada, rock "oficial".

    ResponderEliminar
  2. "...Rock de la lista Tascón, Punk bolivariano, Hip hop del consejo comunal, Electrónica socialista, Metal soberano, Salsa endógena y Reggeaton indígena parecen ser los próximos géneros musicales de un país..."
    Sencillamente se botó. Y no es que para allá vamos, ya estamos. Y el filtro no será basado en la calidad sino en el "carné" o la ausencia en las listas que a mala hora se le ocurrieron a estos represores. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Cocuy y Anis en el bar del oprobio10:23 p.m.

    ¿Pero bueno cual es tu peo? si tienes real, contactos y palancas en el mundo del business capitalista echale bolas por ahi.!! ¿O es que esperas que todo te lo den sin nada a cambio? Aqui, alla y en todas partes, en todo lo que quieras y pidas tienes que dar tu aporte. !!Son sistemas Men.!! !!Aloo! ¿hay alguien ahi?? Bienvenido al planeta tierra..!! Bolsa.!

    ResponderEliminar
  4. Nah, nada de eso Cocuy, pero dejemos la guerra, ya me ladilla eso. Tú mejor da tu opinión y ya. Yo te dije: si la vaina funciona como debería ser, por estándares musicales, grandioso, si la vaina es un rasero de otro tipo, qué pérdida! te parece que no? échale bolas... además, ¿cuál sistema capitalista, es arte y música, los jóvenes soñadores que tocan guitarra en su casa? ¿crees que todo es cielo o infierno? ¿que todo el mundo es obrero o empresario? Eso si, sigue leyéndome.

    ResponderEliminar
  5. Rock de la lista Tascón, Punk bolivariano, Hip hop del consejo comunal, Electrónica socialista, Metal soberano, Salsa endógena y Reggeaton indígena.. Ok! perfecto! ¿Y que me dices del Rock de la lista de la Fundacion Nuevas Bandas que excluye como ellos solos, el rock que sin patrocinio pepsicolero, cocacolero o movistalero no es nada, el rock de los sifrinitos que son los que tiene como pa comprarse una Fender, una Gibson, una Squier mientras el pelabola solo tiene que quedarse o soñando o lanzarse una de competitivo en la que se lleva a todo el mundo por delante porque "Mi sueño es ser rockstar" de talento oprobioso!. Hip hop de los malandrosos con palanca y dinero de fuente dudosa, electronica elitesca de chamos con sendas compu G5 con lo ultimo en software propietario, ¿Metal soberano? ¿Salsa endogena? la salsa en si siempre ha sido endogena y es lo mas representativo de nuestra cultura, ahora, que te hieda mal es otra cosa, ¿reggeton indigena? Mira, no te mento la madre porque el internet es como el papel, lo aguanta todo. Solo te digo que si no te gusta lo que se esta haciendo, simplemente no te lo comas, recuerda que en nuestro pais no solo hay libertad y democracia, sino libertinaje y anarquia, y lo mas arrecho de todo, no hay nadie preso por eso.. Que tal.!

    ResponderEliminar
  6. Lamento que no hayas revisado mi blog, y que creas que soy un defensor de Allueva. En realidad soy un gran crítico y molesto con la fundación y sus formas, y apoyo completamente el artículo del "Cuándo el Rock muere" de Panfleto Negro. Es por extensión, uno tiene que expresar las opiniones sin tener que hacer un recuento de todo lo que existe, sino el artículo, ya muy largo, hubiese sido una entrada de Wikiedia. Rock "oficial", eso es una oximorón de un tamaño inconmensurable. Sería como deporte drogadicto, y sin embargo, existe... pero por esa suerte de paradójas, contradicciones y puntos de vista, es fino que tú me quieras mentar la madre y quizás caerme a coñazos, y por eso no vayas preso, ni yo vaya preso por decir que parece una cagada que existan prohibiciones, regulaciones e ignorancia como ya se ha reflejado en otros países donde los músicos "eligen" estar con el gobierno para poder tocar una trompeta. Este artículo tendrá muchos comentarios, gracias.

    ResponderEliminar
  7. Ah por cierto! leánse el artículo si van a comentar, digo no, para saber de qué se trata, por más ofensivo que se les haga el título. Verán que doy para uno y otros, no sean tan ciegos :) leer no mata, ni siquiera con lo que no estamos de acuerdo.

    ResponderEliminar
  8. MarcoRiverol1:04 a.m.

    Jean! Pana!
    Es tan bueno tu artículo que tendré que imprimirlo para leerlo completo con más tiempo. Por ahora veo que estás muy bien documentado. Por mi parte espero que todos los artistas puedan aprovechar esto de la mejor forma sin prostituirse. Por ahí te digo (y que sirva para los que hacen click para ver las necedades) que Formoso es un buen tipo.

    Salud!
    Mr.

    ResponderEliminar
  9. excelente articulo, y me alegra saber que aun hay personas como tu que dicen las 4 vainas sin estar pensando en como montarse a jalarle bolas al proceso, aunque sabes que te beneficiarias mucho.

    ResponderEliminar
  10. Jeanfreddy,

    El asunto pica y se extiende.

    Si contamos con que Sacven, organismo encargado de velar por los derechos de los autores, ha sido completa y absolutamente incapaz de nada (salvo velar la "arepa que rasguña" cada vez que puede), poco podemos esperar de este nuevo instituto.

    Eso si, servirá para promocionar cuanta bolsería pro-gubernamental salga. Ya me imagino que los éxitos futuros serán canciones como "palo por ese culo". Porque lo que promueve el gobierno será siempre aquel más incendiario, violento y comunista. El que sea "neutral" se mantendrá, si, pero como forma de "legalizar" el abuso.

    No me extrañe que ahora las casas de grabación "negocien" para trabajar bajo subsidio. Porque ese cuento del Cendis y las chorropotocientas copias al día es tan iluso como el gasoducto del sur. Puro cambur y peo.

    Y ya me imagino a más de un "hijo de papá" sin oficio, apadrinado por algún chivo del gobierno, grabando estupideces como el "vamos a la playa..." Y ni que decir de que seguramente el Poliedro será para presentar estos eventos, pero sólo los de Serenata Guayanesa o Un solo pueblo, porque de resto con meterlos en la plaza de las ciencias tienen.

    Esto no es sino terminar de darle palo cochinero a la música: primero vino la piratería, luego el socialismo y ahora la mierda.

    Yo que Rodven, Velvet y Sonográfica, bajo la santamaría y me largo. Este país se lo está comiendo la indigencia mental de un pueblo cegado por el resentimiento y la avaricia.

    Viviremos en la miseria, con muchos discos y nadie quién los escuche.

    Saludos,

    AR

    ResponderEliminar
  11. Oye, qué apocalíptico, AR, parece que hoy te paraste con el apellido y los nuevos billetes atravesados. Rélax, al final es sólo una teoría y ganas de reflexionar. Este sigue siendo un "bravo pueblo". Coincido en que las discográficas ahora trabajarán subsidiadas, así que será pura pajita en realidad.

    ResponderEliminar
  12. Realmente hice el análisis únicamente desde el punto de vista del colaboracionismo del medio musical. Pero te puedo asegurar que, a diferencia que cualquier político opositor (colaboracionista o no), yo si te puedo plantear una solución, estrategia y objetivo a la crisis-país que atravesamos.

    Lo único es que tendrías que pasarte por mi blog y leer. Y por lo largo que escribes estoy seguro que no te aburrirás ni un poquito.

    Saludos,

    AR

    ResponderEliminar
  13. ¿Y en dónde quedará esta Ley de Protección al Derecho de Autor si se aprueba la Reforma Constitucional con el nuevo genial aporte de los diputados que deja desprotegido constitucionalmente al derecho intelectual?
    Últimamente lo único que tengo son preguntas...

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.