21 abril 2008

2021 y la Coordinadora Democrática, el fashion y la amnesia como estrategias políticas criollas

Política y memoria (amnesia) histórica. Yo me acuerdo, cuándo hace poco -que parece tanto- se peleaban unos y otros por aquello del 2012, del 2021, del 2030 y hasta un ex fiscal decía 2000siempre, ¡vaya, parece que fue ayer! Son recuerdos que resuenan con un eco fantasmal de un pasado que no volverá, por allá, por los lares de los 10 millones de votos, los Círculos Bolivarianos, Súmate y la Coordinadora Democrática.

Es que la moda es algo imponente, lo que se lleva este verano, se lo llevan las lluvias que nos vuelven a agarrar desprevenidos, con huecos que se reparan electoralmente y ciudades nubladas de un poco de señores que son el propio picaflor y palo de agua, a todos nos quieren conquistar, pero sólo aparecen cuándo necesitan algo. Son testigos estrellas, van y vienen con la marea.

Los políticos son como los hermanos que uno nunca quiere, el que no estudió, el drogadicto, el que se casó con aquella mala mujer. Uno sabe que ellos pueden aparecer en un cumpleaños del chamito, rascarse y pelear con la mujer, agarrar lujuriosamente la anatomía privada a alguna amiga tuya o pedirte prestado de nuevo. Uno les quiere quitar el habla, pero ¿cómo se hace si son familia?

Retumban tambores de guerra y uno se acuerda, alláaaaaaa hace tantos años, cuándo todos éramos adecos, copeyanos o no-me-jodas, y los izquierdistas se peleaban porque los tenían embromados, Petkoff ya era loco, los gobernadores no eran famosos y ningún alcalde salía en la televisión. Eso es ahora, que el marketing político hace que la gente se sienta morenita de ultra derecha, catira oxigenada antiimperialista, empresario bolivariano y obrero escuálido. Es que hay de todo en este país de mezclas.

Nadie le paraba a El Ché, ahora le tienen arrechera; uno ni le interesaba lo que era el socialismo o capitalismo si no era para una prueba de Historia Universal en el liceo, y ahora sabemos de todo: dónde queda Irán e Irak, quién es Marulanda y Piedad Córdoba, que Taiwán y Tibet son un rollo allí Made in China, y hasta una cartilla bolivariana: endógeno, comunal, mediático. Que no digan que no se ha educado al pueblo. Muerto en Choroní luego fue un éxito, y ahora la gente es de colores, rojos o azules, como una pandilla californiana.

Claro, use la memoria, porque lo que ahorita es semerendo titular, mañana está más vencido que la Universidad en Miraflores, y el cambio de nombre por los niños de la calle. Es que como las modas, todo vuelve, pero todo se pierde: Telesur, RCTV, los militares de Altamira, el paro petrolero, las misiones educativas y los atentados al Líder Único. Allá atrás quedó el Si y No de la Reforma, la candidatura del Conde y el outsider, y la pelea porque Supermán está en el CNE.

Claro, algunos se acuerdan y andan pendientes con sus columnas, pero esos tipos no marcan el último alarido de la moda. No cantan reggeaton, no usan moco de gorila, no usan myspace, no quieren una Mac, no saben nada de la vida, y quieren gobernar un país que tira sin condón, se pone las tetas y agarra puente. Todo pasará como el Guaire saneado donde el tipo se bañaría con Aristóbulo que le dijo que se fumara una lumpia, o Arias Cárdenas en la ONU luego de decirle loco asesino. ¿Cuál memoria histórica? ¡Pásame la botella!

Todo es tan fashion y momentáneo, que usted quizás no lo recuerda, pero él sólo está esperando que se encienda otro rollo para volver a soltar al Chupacabras, y olvidarse que aquí existe Asamblea Nacional, captahuellas, caso Danilo y cangrejo 11A. Quién sabe, quizás hasta se vuelvan a armar las mesas de negociaciones donde los dinosaurios de lado y lado se cayeron a golpes con recesos para comer.

Igual pasará con los Consejos Comunales y el Currículo Bolivariano. Ahorita es candela, mañana agua bajo el río. Fíjense que un solo fastidio con el 2013 y la reelección indefinida, y ahora todo es el PSUV y los candidatos. ¿Quién adivina la próxima moda?El currículo bolivariano frenado - ¡por ahora!
Etiquetas Blogalaxia:

3 comentarios:

  1. "un país que tira sin condón, se pone las tetas y agarra puente"

    Mi pana tenía rato que no escuchaba una definición de venezuela tan arrecha tan descarnada, ácida y sobretodo real.

    Y si, el venezolano es mala memoria, solo vive el presente para cobrar y beberse caña pareja

    Saludos te botaste con el blog

    ResponderEliminar
  2. El gran problema de Venezuela, es la memoria queso suizo que nos gastamos. Esa terrible costumbre de olvidarnos del ayer, de la historia para entonces como dijo bolívar, repetirla hasta el cansancio. El juego político es más burdo que una pelea de comadres en el barrio, los dimes y diretes, las ganas de figurar, las mentiras, corrupción y miles de otros vicios son el pan de cada día. No niego que mucha gente realmente tenga un espíritu de ayuda, pero es más difícil encontrarlo que ponerle zapatos a un puma.

    Si hay algo que es innegable, es que este gobierno, ha despertado una sed de conocimientos y un interés más marcado de participar en el entramado de la política, junto a muchas otras cosas las cuales no nombraré.

    Al final, Sr. Irresponsable, TODO PASA, NADA QUEDA.

    P.D. Acabo de iniciar un nuevo blog y sería agradable contar con sus comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Por eso mismo me desencanté de las protestas estudiantiles, porque van al son de este panorama político en vez de marcar uno distinto.

    Aquí se arranca una protesta y no se establece y defiende un OBJETIVO. De los que van a la marcha y trancan la autopista, cada quien protesta por lo que se le ocurre, o van porque "están todos mis panas y está de moda trancar la autopista"

    Luego viene el puente de semana santa, el carnaval o las vacaciones, la rumbita pro graduación y adiós trancazo, protesta, vigilia y cornetazo. Como no había un objetivo específico no podíamos decir "no se deja de protestar hasta que aprueben/cedan/permitan/prohíban tal vaina.

    A las alturas del próximo puente, todos se van de vacaciones y ni siquiera saben por que era que protestaban.

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.