20 mayo 2008

Pobre es el que quiere, dígalo ahí, mi pana

Chama, yo te digo algo. La gente es pobre porque quiere. Fíjate, la muchacha de servicio de mi casa tiene 4 muchachos, no tiene ni cómo mantenerlos y la vi el otro día pelándole el diente al jardinero, que se la pasa borracho porque lo que gana a diario se lo bebe de una vez. Lo peor es que le faltan como 5 dientes y se la pasa con la Gaceta Hípica en el bolsillo. Yo le ofrecí a la chama que estudiara cocina en una escuela gastronómica que yo le iba a pagar, pero me dijo que no porque no quiso que yo le descontara los viernes, que es cuándo ella tenía que ir a clases, y tampoco aceptó que le pagara la mitad del sueldo para compensar los gastos de la matrícula. Ya me cansé, esa gente no quiere surgir.

Desde hace años se dice que en Venezuela más que racismo, existe es un clasismo. Una lucha de clases, como dirían los marxistas. Por tanto, la realidad se construye a base de mitos y vicios donde todos son culpables, el pobre por flojo, bruto e ignorante, y el rico por explotador, mafioso y miserable. "El pobre es pobre porque quiere", es blandido por igual que "ese tipo billete de un día para otro". Siempre el estudio y el trabajo daban caspa, violín y diarrea. Surgir es una combinación de suerte y viveza, jamás del trabajo o el esfuerzo.

¿Qué te puedo decir de la mía? La sorprendí echándose mis perfumes, vale. No la corrí porque ahora no hay forma de conseguir una buena muchacha, pero una señora que le trabaja a una vecina me dijo que me iba a traer de los Andes una sobrina de ella, tiene 15 años y sabes como son esas gochas, que son ignorantes pero muy educadas, y bueno, no le tengo que pagar sino darle la comida y el techo, y permiso para que, según, estudie en las noches, pero no sé, ¿quién me va a cuidar los chamos y darles la cena cuándo ella salga a esa hora?, uno no sabe si esa chama quiere es verse con algún vigilante de la urbanización.

En un salón de clases a veces encontramos al hijo del empresario, bien sea extranjero o venido de las clases bajas. El pana, con su camisa de marca y su buena educación, jura y perjura que además de ser inútil toda educación formal -díselo a la mujer de servicio, madre soltera de 4- porque trabajar es lo que te enseña todo, también asegura que los empleados de su papá lo que hacen es beberse los riales, agarrar puente, robar y echar carro. La pobreza, para este muchacho dueño de un tunning, es genética. Es pobre la gente por ranchúa, negra y fea.

La pobreza tiene muchas causas: educativas, culturales, estructurales y hasta geográficas. Quién no puede estudiar, o lo hace en condiciones precarias, vive en barrio violento o el campo, proviene de una familia disfuncional, es más propenso, o condenado, a ser pobre, aún con los pocos ejemplos heróicos de aquel "que viene de abajo". Porque sí, hay quien lo logra en las peores condiciones, pero también quien teniéndolo todo no lo logra; no podemos vivir de casos bien chéveres o terribles de contar, sino de lo que logra la sociedad en conjunto.

Chamo, ese tipo se la pasaba antes con una bicicletica por aquí por el barrio. Tenía su negocio de venta de empanadas, y no le daba lujos a los carajitos ni a la mujer, que se le fue como al año. La chamita, la hija de él, Bárbara, cuándo cumplió 5 años, ni fiesta le hicieron, tenían ese poco de rial guardado quién sabe dónde, y no los gastaban, no sabían vivir, por eso es que se le metieron la una vez a la casa a robarlo. Al final se armó un peo porque el tipo dijo que tenía los riales invertíos en un banco, y no tenía ni medio encima. Le dieron un poco de coñazos. Ahora se compró una casa en la urbanización que está aquí atrás, y ya es dueño de 10 panaderías. La hija está bien buena, pero la mandó a estudiar para Estados Unidos porque cuentan que se la querían secuestrar. Para mí ese tipo estaba metido en algo raro, porque a punta de empanadas uno no se vuelve rico. Yo con mi taxi si me doy mis lujitos, porque me gusta lo bueno, andar bien vestido y darle sus gustos a los chamos, cuándo se puede. Ayer le compré un celular a la mujer mía, que estaba empeñada en uno que vimos un domingo que andábamos paseando.

Digamos, es fácil decir que "la gente es marginal" cuándo uno comió tres veces al día, fue a Disney de vacaciones y estudió en liceo privado, pero, ¿serías igual de cool, experto en Sudokus y cultura de Canadá si te hubieses criado en 23 de enero? La respuesta siempre es tal vez, porque alguien lo hizo. Pero ese alguien que surguió conoce muchos que los mataron de un tiro o abandonaron los estudios por salir a trabajar, vender drogas o tener un tercer carajito con una tercera mujer. Todo por las condiciones de hacinamiento, desnutrición e ignorancia, más que el chip infernal que los hace gozones y descuidados.

Cuándo un niñito de 5 años que se porta mal en casa ajena, es más fácil decir que el carajito es un demonio, pero más lógico es asumir que quien tiene más conocimiento y experiencia es quien puede transformarlo, y más fácil deducir que los padres no han educado bien al tremendo CDM que te rayó la pared. De la misma forma, alguien que ha sido bombardeado por medios de comunicación con deportes, farándula y sucesos; con poco o nulo acceso a la educación y la cultura, y con malos servicios públicos en su comunidad, es como ese niño de 5 años. Son los que saben más quienes pueden realizar un cambio. Es cuestión de lógica incluso, es mejor que tu empleado o vecino surga y mejore, que se vuelva alguien que te odie por tener menos que tú, y te haga un Secuestro Express.

Mira, bróder, déjate de guevonadas, aquí lo que manda es poner un alquiler de celulares, pagarle la prote al policía para que deje la ladilla y meter un par de malandritas bien buenas a sueldo mínimo, un día una y un día otra de 7 a 7, te las levantas y hasta quizás consigues mujer y todo. Luego vas reuniendo, y montamos entre los dos una panadería, y aplicamos la misma. Esa vaina da burda de rial, papá. Eso si, nada de enseñarle el negocio a esas tipas, ni que cuenten los riales, ni sepan cómo es que se cuadra esas líneas ni cuánto se hace, porque luego te montan la competencia al lado, o se arrechan que te van a denunciar y te jodes, pana. Tú tienes que tener al empleado allí jodido, para que se quede contigo hasta el final, y no le firmes nada, que cuándo te robe, le metes una patada por ese culo, le dces que lo vas a meter preso y que vaya a joder al coñísimo de su madre.

La pobreza es también espiritual, lo sabemos, porque hay bichitos que aunque tengan mucho dinero, siguen siendo unos pobretones en su estilo de vida. Así que la producción de riqueza, para la eliminación de pobreza, como dijo una vez Álvaro Uribe, pasa por la producción de los dos tipos: la espiritual y la material. La instrucción, factor clave, y la educación, como pilares de la desranchificación de Venezuela.

Propongo renovar la misión Casa por Rancho (en la cabeza). Cada dueño de negocio, empresario y señora de la casa, se compromete a educar a sus empleados, a su señora de servicio, a permitirle a los más destacados dejar de ganar sueldo mínimo durante 25 años. Cada "padre" que se encargue de los "coñoemadritos". Pero el que no sirva, no lo vamos a cargar tampoco. Porque no podemos seguir siendo individualistas y quejarnos de un mundo que está lleno de los demás. Si no nos interesan los dotros, sino lo que haga uno mismo, seguiremos teniendo policías chimbos, deportistas chimbos, alcaldes chimbos, zapateros chimbos y jóvenes chimbos. Cualquiera de ellos te atraca, o te explota a sueldo mínimo, pero te echa una vaina.

Además, que me digan si es verdad que uno por ser clase alta o media, donde me ubico con todos los ejemplos de comodidad y con padres surgidos de la barriada, es menos bonchón, más responsable, más académico y culto, y emprendedor que el jardinero, chofer o empleada de algún negocio de la familia. Porque hay de todo.

Etiquetas Blogalaxia:

7 comentarios:

  1. Na, el billete, la money, el cushki (kichwa) es lo que realmente da "enseñanza", aunque el comentario apeste.

    ResponderEliminar
  2. Comparto tu opinion y te juro que lo he intentado y durante años hice mi mejor esfuerzo y el resultado en mi caso es que nadie aprende si no quiere aprender, nadie mejora si no se siente que esta mal.

    La solucion es educar a las nuevas generaciones...

    ResponderEliminar
  3. Este tema es súper complejo, y me parece que lo has abordado muy bien.

    Hace añales fui a un foro sobre el Proyecto Pobreza (ese de los sociólogos de la UCAB, UCV y otras), quienes hicieron estudios en diversas ramas socioeconómicas y encontraron fallas clave que, siendo resueltas, podrían ayudar al progreso a mediano plazo.

    No sé si alguna vez lo chequeaste pero es bien interesante.

    ResponderEliminar
  4. Excelente post... Buen tema..

    ResponderEliminar
  5. que buen escrito pana. Me parece muy acertado en el enfoque.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Excelente post. Lamentablemente así pensamos en Venezuela. Y con respecto a lo que dijo Angie, lo ideal sería que todas esos estudios salieran de la esfera académica y que las soluciones se implementaran en la vida real.

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.