05 agosto 2008

¡Ya mi suegra es odontóloga!

No se sabe cuando las pequeñas campañas publicitarias que pintaban vidrios traseros anunciando un nuevo concierto de Olga Tañón, los reclamos sociales anunciando paros o pidiendo aumentos a punta de Griffin, se transformaron en la expresión inocente de una alegría personal: ¡Por fin nos graduamos! Promoción LVXII de TSU en no sé qué.

El venezolano tan solidario, empezó a "rayar" su carro para celebrar el triunfo del hijo, del hermano, de la novia, y sin ser compañeros ni colegas, se colocaba lo mismo en letras blancas que desafiaban la caligrafía Palmer. Ellos también se estaban graduando. 

Alguien menos histriónico pero más alegre decidió que era mejor personalizarlo, y de allí llegamos al: Mi mamá es médico, ya mi novia es licenciada y ya mi hijo es bachiller. Las variantes son infinitas, llegan hasta la suegra, el vecino, y hasta la sorna: ¡por fin te graduaste, Walter, ya era hora! Como la idea es decirle al mundo lo que es motivo de orgullo, se lee fácilmente: ya mi campeón pasó a primer grado. La idea no es graduarse, es que todos sepan que estás de vacaciones.

Por antonomasia, ahora los vidrios traseros lo dicen todo, en una especie de facebook vial que le informa a los demás del pasar del tiempo y el accionar personal: Por fin me divorcié. Oye, esa tipa si sufrió con ese chamo, suele decir el vecino menos peleón. Llegan incluso a predecir el futuro: Ya mi hija es bachiller, pronto médico, o simplemente anuncian metas alcanzadas: ya me mudé solo.

Yo mismo he pasado por esta mini campaña mediática y cuando Joelí salió del preescolar, le escribimos una felicitación con carita feliz y un te quiero, para comprobar que de verdad sabía leer y deletrear. El único problema lo tuvo con q´, que la escuela no le ha enseñado que la gente escribe en lugar de un "que". Culpa de mi hermana, el reguetón, los sms o el Presidente, claro. Quizás todo junto.
Así como la fiebre de las camisas que le hacían saber al mundo si eras maracucho, malandro, periodista o simplemente un mamador de gallo, ahora los carros le revelan a quien quiera y quien no, que el que va manejando es todo un triunfador: tiene casa nueva, tiene un hijo en primer grado y graduado de médico. Ojalá no sea un malandro quien lo esté leyendo. O una ex. Quien sabe lo que podría pasar.

Etiquetas:

6 comentarios:

  1. Casualmente en estos días venía con un compañero de trabajo en su carro y en un semáforo nos paramos detrás de una camioneta Tahoe último modelo, con un "Ya soy Bachiller!" en el vidrio trasero. Le dije a mi compañero, en plan de joda, que si ya andaba en ese carro siendo apenas bachiller, qué quedaría para cuando se graduara en la universidad...?

    ResponderEliminar
  2. Pues hoy vi una camioneta similar a la que describes, una de las que llaman doble cabina y decía Ya Soy Bachiburro y un 02 con un dibujito de un examen raspado. ¡Qué grande es este país de oportunidades!

    ResponderEliminar
  3. El vidrio trasero del carro particular está mutando en el vidrio trasero de una camionetica, pero en versión beta, porque éste ahora se puede editar

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajaja ahora si me has hecho reir lindo... "facebook vial" jajajajajajaja
    Y eso q no has venido a mcbo lindo, aqui eso es peor! te podras imaginar como estuvo eso con las culminaciones de clases. Un dia lei en un carro "mi bb ya camina" ehhhh ?? so??? jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja... cooñoo si.. se ha convertido en hasta una necesidad..

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja... Como me has hecho reir con esto. De pana.

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.