16 agosto 2017

Votar y protestar, respetando y pidiendo respeto a quienes quieran hacer una u otra nada más

Yo voy a votar, impulsar a votar y ese día trabajaré como periodista o como testigo electoral (lo hice antes de graduarme con Maily Sequera en un par de ocasiones).
Apoyo votar y protestar, como ciudadano, y que la dirigencia acuda al tablero electoral, insista -como hizo ayer- en asistir al Palacio Federal Legislativo a sesionar como Asamblea Nacional, que siga asistiendo al escenario internacional institucional: desde la OEA, Unasur, Celac, ONU y hasta Corte Penal Internacional.
Rechazo intervención militar propia o extranjera, cubana, iranía, rusa o gringa (más de un loco bocafloja como Trump) y hasta sueño con un país socio-liberal, en que tenga cabida la derecha, la izquierda, los ecologistas, los centristas y los independientes no alineados.
Lo dijo hoy el constitucionalista y alcalde Gerardo Blyde: "aquí hacen falta de María Corina a Henri Falcón, pero no basta, debemos recibir también a los chavistas no maduristas para una unidad más amplia". Y pidió a sectores que llamó "más dogmáticos" a ser más pragmáticos con el tema electoral, preguntando cómo se comportaron policías municipales y regionales donde gobierna la oposición en relación a las protestas en comparación con el municipio Libertador.
Lo que tampoco apoyo es el discurso binario o maniqueista: una cosa o la otra, como si hubiese que obedecer una solo estrategia (como pide el gobierno sobre el pensamiento único), como quien no cocina con cuatro hornillas.
Votar y protestar, como se pidió e hizo en 2015, donde ciertamente no existía la Asamblea Constituyente, pero donde tampoco contábamos con el chavismo disidente, mientras que ser mayoría o poder ganar (como pasó en capitales en las municipales o Capriles derrotando primero a Diosdado en el poder y luego a Jaua en Miranda u Ocariz al hijo de José Vicente primero, también en el cargo). Al gobierno no ha necesitado el poder "plenipotenciario" para actuar en contra de la soberanía popular.
Pero eso no te puede impedir protestar porque te van a reprimir o como dice la colega Mari Montes, no vas a dejar de acudir al Foro Penal o abogados privados si te detienen porque los tribunales son parciales y a la orden de Maduro. Igual vas a acudir a defenderte. Es ponerle un obstáculo, es enfrentar al gobierno en cada oportunidad, es ser constante. Y la mejor señal de que el gobierno no las tiene todas consigo es que colocó constituyentes como candidatos a poder constituido, lo que muestra su debilidad y vaciedad de legitimidad y poder, porque la ANC escucha (y por ahora obedece) a quienes están "subordinados".
Intentarán desanimarme, pero como en la película "No" de Chile, el gobierno aceptó ir al plebiscito porque pensó que ganaría y la oposición sorprendió con su campaña creativa (un poco como lo de 2015). Y sí, es probable que de verse totalmente perdidos no hagan esos comicios (como también sospecha Blyde), o por eso lo separó de los Consejos Legislativos e incluso hay la sospecha de hacerle lo mismo que a los alcaldes o que la ANC elimine la figura.
Pero como dice Capriles: ¿cómo los debilitamos más, yendo a votar y conquistando gobernaciones o dejándolos ganar solos aún con todas las trabas?
Y no desestimo las válidas críticas, como que diputados se postularan, la denuncia de Smartmatic (que al mismo tiempo es sugerencia política de que hagamos auditorías, son 18, y pongamos testigos), o que algunos sientan que es validar a la ANC (aunque las regionales nos las deben y están en la Constitución). Pero lo hago como posición personal: no me convencieron (ni unos ni otros), yo voy a votar, pero no estoy en contra que no votes pero pediría que le pongan fuerza, energía y tiempo a lo que consideran mejor sin impedir el esfuerzo de otros.

03 agosto 2017

La lucha contra la memoria histérica (a favor del voto)

Me acordé, pero por si acaso, también lo busqué en Twitter.
Hubo quienes decían que era "indigno" ir a votar en las parlamentarias de 2015 por validaban al gobierno "después de cantar fraude en las elecciones presidenciales".
De pana y todo, lo dijeron hasta el 5D. Hubo que insistir en una campaña para llevar a votar. Hubo sorpresa, los chavistas descontentos y ninis fueron a votar por la MUD, porque apuestan por eso, a castigar y opinar. Aunque no marchen ni aplaudan cada cosa de la oposición, les gusta menos el gobierno, se cambiaron o rotan.
¿Pensarán hoy igual esos millones? Seguramente no hemos considerado que esos grupos, no alineados con nadie o independientes, también quiere votar, elegir y castigar... más después del fraude de la ANC.
Usted puede buscar en los archivos digitales las frases "con este CNE", las válidas quejas contra las rectoras y el argumento de los institutos municipales paralelos, válidos, claro. Y también quienes defendían el derecho, los testigos, la organización electoral y el descontento como capital que debía encausarse.
Ahora dicen que decían y pensaban que entonces habían condiciones que ahora no hay.
El argumento, más sorprendente, es que Diosdado critica a la oposición por no acudir a la ilegal e inconstitucional ANC pero ir a regionales, aunque dentro de los cuatro reclamos estaban las elecciones generales (¿o nada?).
El otro es que Tibisay confesó el fraude. Pero al leer el comunicador de Smartmatic ellos no dicen: con nuestras máquinas se alteran, suman, restan o cambian votos, sino que en la sala de totalización y en cada mesa, se le daban actas de escrutinio a cada testigo que podían sumarlas y cotejarlas entre sí, y con la página web -que a tres días y pico sigue sin publicar resultados como hace 12 años tampoco lo hizo con la AN de 2005 con 75% de abstención en la lista del Parlatinao- según reza el CNE.
Además, el fraude tiene muchas caras que conocemos y hemos documentando: la presión a los beneficiados de programas sociales y empleados públicos, verles y vigilarles el voto, empujar a los últimos en las horas extras después de las 4 PM, no dejar entrar, atacar o sacar a los testigos, pero también una ingeniería electoral que impulsó la cedulación de muchísima gente en zonas rurales y barrios, crear una cultura política alrededor de un hiperliderazgo populista, un petróleo altísimo que dio dinero para repartir de forma clientelar, abusos de propaganda política y dineros para contratar a expertos y crear cada vez más centros electorales pequeños, de una y dos meses, en lugares inhóspitos, junto a la manipulación del registro electoral y los circuitos, para ocultarse cada vez más en las zonas donde había más dependencia estatal.
No eran solamente unos botoncitos al final de la noche, aunque claro que le meten a cortar el Internet, comunicaciones y demás, pero al final, la oposición logró el 6D, dos condiciones que se señalaron tras la "pírrica y dudosa" victoria de Maduro, hay que ganar por mucho y tener TODAS las actas.
Dejen el cuento de creer que "perdieron todas las elecciones" si antes uno no podía ni echar un chiste contra el gobierno en un bus, y en las fiestas familiares las peleas muy polarizadas eran demasiado frecuentes. Las cosas cambiaron, y por eso los resultados actuales, por eso no hubo revocatorio, ni regionales en su momento.
Miren que para la ANC no hubo ni los graffitis ni los afiches ni los actos de proselitimos de las primarias del PSUV: Vota 7, Plancha 12 o hasta afiches veo aún en el Terminal.
Claro que no hay estrategia llana, simple, esclarecido, al menos no la veo de tal manero, pero más allá de la "filosofía" repetida de "tener la razón" que también se usó en 2015, inscribir candidatos pondrá al gobierno a suspender por no poder ganar o verse forzado. Pero no a ganar por forfait, como han sometidos a nuestros atletas por la misma razón que ahora evitan los comicios: ya no tienen dinero para gastar a lo loco.
Eso sí, hay dos rectores vencidos desde diciembre y elegibles desde Octubre de 2016, cuando se venció el anterior Comité de Postulaciones Electorales. Un retraso que no se ha explicado, pero del que tampoco podemos saber más detalles sino que cuando se intentó, hubo ciertos partidos que faltaron. Cosas de tener los mínimos justos y la diversidad, unida no siempre con tanto entusiasmo, hay que decirlo, que le da poder a uno o dos que falten. Idem cuando el "diputado 99" del período anterior, donde recibieron a Ojeda, Ricardito y hasta a un tipo que antes acusaban de estafador inmobiliario cuando era de VP y luego "valiente" cuando se "volvió a las filas de la revolución".
Un proceso, similar al de selección de magistrados, que requiere tanto a quienes quieran poner la cara para el Comité como para postularse y ser designados, sin la seguridad de ser incorporados por el cuento del "desacato". Una de las probables razones de porqué algunos sectores de la oposición han tratado de destrabarlo mediante la negociación política.
Nada fácil, la verdad, pero ahora que me acordé, volveré a decirlo: esa vez también hubo esta conversa, y menos mal, ganó la de votar, porque sino, no podríamos ni siquiera exigir que eligieran a ningún rector... un detallazo.

Votar como acción individual, rebelde y disidente

Hace años, cuando los blogs tenían su mejor momento, leía en el de Yoani Sánchez, Generación Y, que los opositores en Cuba asistían a las elecciones -manuales, vigiladas por niños y de segundo grado- para votar nulo al rayar con consignas y rechazo a un sistema de partido único en que votabas por quien era leal al gobierno para elegir luego a otros y así sucesivamente. También contaba las detenciones arbitrarias a su esposo, a activistas de DDHH, las torturas a opositores en la cárcel, el trámite infinito para un pasaporte o permiso de viaje.
Así mismo como narra la épica película chilena "No" y el documental "La caída de un dictador" sobre el movimiento Otpor en Serbia, después de varios traspiés, la oposición de cada uno de estos países se coordinó para asistir unida, con una campaña tan creativa como limitada, para en las condiciones de la dictadura, impulsar la participación y ganar las elecciones. Tanto como para desatar presiones internas: militares, políticas, sociales, económicas, para obligar o presionar a la renuncia. Sin banalizar lo sucedido en cada caso, no fue un solo tablero o grupo quien logró que pasara sino fue consecuencia de varios tableros jugados, incluyendo el electoral.
Con todo en contra se atrevieron a participar, porque como pasa en el deporte o en la vida, las reglas no siempre son justas, no siempre se cumplen, el otro no siempre es honesto y las circunstancias nunca serán perfectas: decides igual echarle bola y destacarte (como sabemos que ha hecho gente que hoy es clase media después de salir del barrio o historias épicas de vida que nos inspiran). Lo otro es conformarse y decir, ¿para qué molestarse?
De igual manera distintos voceros de la oposición, de la MUD y no, han pedido recordar el plebiscito de Pérez Jiménez, en el que la oposición asistió con un ente electoral presuntamente más equilibrado, pero que anuló primeros resultados, exilió a Jóvito y a Briceño Iragorry e inventó unos resultados un 20 de diciembre. Lo demás es la historia conocida del fragor de la lucha, clandestina en momentos, por las circunstancias, del PCV y AD, de la Generación del 28, y de grupos militares, para llegar al 23 de enero de 1958.
Bajo esas premisas fui, con mi familia, como otros 7,6 millones a participar en la consulta popular, un esfuerzo tanto político como popular, de organización, solidaridad, coordinación, planificación y voluntad, que superó anteriores épicas que conocimos para el revocatorio. Darle peso participativo al deseo imperioso de tener unas elecciones libres, universales y secretas, como debe ser. Las mismas razones que nos llevaron a no convalidar, sin presiones porque no somos funcionarios públicos, una ANC convocada de forma inconstitucional.
Y así mismo apoyaría que votáramos por candidatos opositores a las elecciones regionales. Porque hay que separar las acciones: así tuvimos el mayor logro electoral, político y emocional de la oposición, 112 diputados a la Asamblea Nacional. Hay quien dice que no vale la pena porque fueron desconocidos por el gobierno. Pero bajo esa premisa, ¿vale la pena protestar si te van a reprimir, vale la pena formar barricada y resistencia si van a acosar y allanar edificios y apresar jóvenes para torturarlo? ¡Claro que sí!
¿Cómo les ha ido a los protectores e institutos paralelos a las gobernaciones y alcaldía? Nada, fueron tan nulos que a muchos los relanzaron a la ANC para que por fin ganaran algo, entre ellos mismos.
Y pediría votar porque tú eres dueño de tus acciones, como el famoso poema Invictus que atesoró y nos legó Mandela, porque a pesar de las acciones destructivas del otro, tú eres dueño de tu alma, de tus acciones y decisiones, porque esa es la valentía de pegar el brinco cuando sentimos vértigo. Ir a votar es una rebeldía tremenda cuando es el gobierno quien, sin cesar, ha tratado de dinamitar la MUD como plataforma que agrupa y convoca ya no sólo a la mayoría opositora, sino las vocerías internacionales y de organismos mundiales, sino a grupos sociales no partidistas, que permitieron el inmenso logro de la consulta popular.
Al PSUV-CNE no le gusta la disidencia, es verdad, no permitió que Marea Socialista ni Vente se conformaran como partido, pero no ama a la MUD, una coalición que se formó cuando el gobierno apostó por la desunión, a dividir. Tanto que se robó la tarjeta de Min-Unidad que se usaba antes, intervino partidos que se habían pasado a la disidencia como Podemos y PPT, entre varios otros chavistas, y ha expulsado a cualquiera que en sus filas haya hecho críticas importantes. Le ha soplado al fuego de las diferencias ajenas ignorando las propias.
Claro que es sano criticar a la MUD, porque es perfectible, pero desmaterializarla sería un gran favor a una dictadura que ha sembrado cizaña y diferencias de distintas formas para buscar dividirnos, al eliminar una vocería unitaria ante actores internos y externos como coalición. Y claro que han tenido que actuar a veces bajo sombra, hemos visto la persecución, la represión, la violencia estatal, hay cosas que se deben hacer de forma velada, la clandestinidad es parte de la lucha contra la opresión, mientras que cumplir con leyes y procedimientos, para elegir a magistrados del TSJ y rectores del CNE, no solo debía cumplir con esperar hasta Octubre de 2016, sino hacer un trabajo político subterráneo y callado, de asesoría jurídica y movilización, para conseguir a quienes quieran tanto conformar desde la sociedad civil los Comités de Postulaciones hasta quienes se presentaran como posibles candidatos.
¿O como se dijo del desconocimiento del voto se dirá lo mismo de magistrados que han sido detenidos? ¿Qué pasaría con rectores alternos? ¿Vale la pena entonces nombrarlos si no van a ser reconocidos o allí no vale la misma lógica de antes para decir que no vayamos a elecciones? Hay un mandato del 16J, pero no es designación, y hace falta un procedimiento en que muchos se exponen sin ser caras conocidas, que de ser apresados no tendrán la misma exposición que otros.
La renovación es necesaria, aún así, se exigen nuevas formas de lucha, maneras distintas a las ya ensayadas, incluso recobrar la diversidad que hace semanas se reconoció al convocar a jubilados, mujeres o estudiantes, pero se puede protestar y votar, se puede participar de formas en que cada vez más personas se incluyan y se puede/debe resistir y luchar asumiendo los inmensos costos de hacerlo desde aquí, en el país, donde te pueden tumbar la puerta, porque la normalidad a la que aspiramos requiere de muchísimas cosas, más que una máquina del tiempo, pero sobretodo, la esperanza de que estando aquí siempre podremos hacer algo para cambiar las cosas.
Y votar también está dentro de esas opciones. Aún con la farsa de los 8 millones. Como la negociación política para la salida democrática (así pasó en Túnez con elecciones mientras el gobierno aún estaba en el poder) y la presión internacional. El éxito tiene muchos padres y el fracaso es huérfano, así que en lugar de culpar a otro de "sostener a la dictadura", siempre debemos ser prospectivos, el paso que viene. Unidos siempre seremos más fuertes.

15 julio 2017

Historias del periodismo de denuncia comunitaria

Cuando uno trabaja en un periódico, haciendo guardias, cambiando de fuentes y hasta de horarios, a veces te toca la recepción, donde se escuchan las denuncias y se hacen notas que invitan a asambleas de vecinos o elecciones de consejos comunales, visibilizan reclamos ante entes públicos o empresas privadas que no han prosperado o piden ayudas sociales. En El Siglo se llama "La voz del pueblo" pero me tocó ese puesto en El Periodiquito en 2014. No es especialmente emocionante, más bien es aburrido o tedioso, repetitivo y monótono, pero también de allí pueden salir noticias o reportajes, o escuchar larga y pacientemente a cada visitante aunque sabes que para que quepan todos sólo les puedes dar uno o dos párrafos.
Sin embargo, allí conocí tres casos que quisiera resaltar.
1. El papá de un dirigente estudiantil, conocido por aparecer en las redes sociales con fotos al estilo pran o jefe de megabanda, empistolado y con botellas de alcohol, de una universidad estatal creada en el gobierno de Hugo Chávez, denunciaba con largas lágrimas, que a su hijo lo habían detenido hace una semana, estaba detenido sin llevarlo a la audiencia de presentación, le estaban violando los derechos procesales y además ni siquiera lo habían podido visitar, llevarle muda de ropa o comida. Decía que "nunca pensé que esto pasaba de verdad. Siempre pensé que los opositores mentían para hacerse las víctimas, pero ni siquiera estar inscrito en el PSUV lo ha salvado". Transcribí la denuncia. Un par de meses después se conoció, y lo reseñamos en sucesos, el asesinato del joven.
2. Una docente de Misión Ribas fue al periódico a decir que el recién electo consejo comunal de un sector del oeste de Maracay había decidido desalojarlos (y a otros grupos sociales chavistas) de la escuela que usaban de noche porque le darían otros usos. Eso me llevó a asistir a una asamblea donde escuché como se gritaban entre sí quienes luego se identificaron como miembros de misiones y UBCh. La pelea se tambaleaba entre las acusaciones de la ilegalidad del nuevo consejo comunal y la decisión de éste de cambiar candados y cerrojos para dejarlos afuera. La nueva presidenta del consejo comunal se alertó al verme (con carnet de prensa y fotógrafo), escondió la cara, se fue hacia las sombras y dijo: sin prensa, eso fue lo que quedamos. Entonces la docente de Misión Ribas me dijo: ella misma, es la mamá del ministro y aquí están las copias de cédulas de ella, la hermana y dos primos, que tienen Síndrome de Down, que conforman el Consejo Comunal de forma ilegal.
3. Un señor que había sido mi jefe cuando yo apenas era un estudiante de Ingeniería de Sistemas -sí, antes de Comunicación Social- se alegró al verme. Iba con un nutrido grupo de pensionados de la CANTV. Yo había sido cajero en su centro de Centro de Comunicaciones. Denunciaban que tras una nueva cláusula en el contrato colectivo, la póliza ahora pasaba a una aseguradora estatal. Este cambio trajo como consecuencia que habían dejado de recibir atención médica en emergencia y consulta, así como entrega de medicamentos porque las clínicas decían que la empresa les adeudaba muchísimo dinero. Según los jubilados todo era culpa de la nueva directora de la Gerencia de Transición al Socialismo, quien a su vez aseguraba que había pagado. La guerra fue de facturas contra órdenes de pago, pero los viejitos, con mucha tristeza, me dieron que varios compañeros habían muerto por falta de tratamiento, lo que los tenían en alerta.
A ninguno le logré hacer suficiente seguimiento, por diversas razones, como para publicar un reportaje completo con documentos, versión oficial y largo aliento como merecían, pero me dejaron algunas reflexiones sobre el doble rasero: cómo a veces reclamamos una injusticia sólo cuando nos toca y no porque realmente nos indigna, sino que queremos resolver lo nuestro mientras en otras ocasiones, por necesidad que luego se convierte en vocación, hay quien se transforma en activista para resolver la situación, a altos costos personales, para que no le suceda a nadie más.

05 junio 2017

Hoy los hermanos Villegas se guindaron en televisión: lo hemos vivido

El 5 de junio Vladimir invitó a su hermano Ernesto a su programa en Globovisión. El Ministro insistió en no responder ninguna pregunta, en descalificar a su hermano de manera personal, llamándolo parte de la oposición irresponsable y calificando a Globovisión como partido político (parece que ya no le caen bien los dueños nuevos) e insistiendo en hablar solamente del caso de Orlando Figuera, quien murió el sábado en la mañana después de ser apuñaleado y quemado en Altamira. Un caso que recibió una comunicación especial el viernes por el Ministerio Público para su traslado con el fin de recibir mejor tratamiento y que la Fiscal señaló que Ernesto tenía "el video equivocado" sobre el caso, en el que ya las investigaciones habrían señalado a los responsables.
Ernesto me recordó a peleas que he tenido con conocidos y amigos chavistas porque se dedicó a atacar la forma de ver y pensar de su hermano, pero no las ideas ni opiniones reflejadas. "No comparto nada de tu visión de acusar de todo a Maduro", le dijo, para señalar al final que los muertos "son de Almagro".
El doble rasero se repitió con el caso de Jairo Ortíz, que dijo que era un pacifista según su papá pero lo mató un PNB "que no estaba de servicio". Se mostró ofendido al señalar que en Twitter dijeran que era culpa de Maduro. Sin embargo, más tardo dijo que un Policía del Municipio Sucre "de Ocariz" era otro responsable de homicidio y que el imputado por Paola Ramírez era un "militante o dirigente de Vente de María Corina Machado". Es decir, solo se vale cuando él acusa a que cada persona implica toda la cadena de mando y organización pero no cuando se habla de un GNB o PNB. Vaya.
Pero quizás lo peor, que es lo que me pasa tanto, es que habló de "minería de datos" pero llevó un montón de carpetas manila y marrones (en la máquina del tiempo) para decir que habían 80 muertos que encontró gracias a su investigación periodística (aunque fue pagada por el Estado) y que lo ponía a la orden de los reporteros que "quisieran investigar". 
Es decir, no leen, no consultan o se ciegan a medios no oficiales o chavistas (porque ya anularon Aporrea). Ni hablar de ONGs, como el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, Foro Penal, Provea e incluso un informe que elaboró la diputada Amelia Belisario (PJ-Aragua) tiene un conteo similar. Eso sí, uno lee en Twitter cosas como "estos dos muertos en barricadas que la oposición no conoce".
Hoy 5 de junio ya Runrunes cuenta 82 y el OVCS ya contaba 80 para el 31 de mayo.
La histeria que demostró Ernesto a gritos y pataletas, sin responder ni una pregunta, es vieja: condenan funcionarios de la Sundde y PNB por extorsión, a un gerente de PDVSA por corrupción y a otro del Bicentenario y son "ovejas descarriadas" como dijeron de los narcosobrinos y ahora Benavides dice de los GNB que disparan lacrimógenas a matar, pero en las firmas del revocatorio cada una que vieron "rara" la había hecho toda la oposición, era una política de Capriles, El Picure era opositor y es un complot que va desde la viejita que tiene una bandera hasta financistas en EEUU y paramilitares en Colombia.

Vladimir trató de calmarse, pero por supuesto, se le salieron varias ácidas como "yo podría decirte Ministro de Propaganda" pero insistió en preguntarle por la impunidad y las reiteradas denuncias de abusos de policías y militares contra manifestantes y periodistas (cinco robados o atacados este día durante el plantón nacional) así como su responsabilidad en varios homicidios. Le dijo: "Si Globovisión es un partido será democrático porque hay cabida para todos pero en VTV es el partido PSUV".

En redes pudimos leer las burlas y los lamentos por la actitud de Ernesto, con memes y videos.

02 junio 2017

La censura y la muerte

Lamentablemente, la censura de medios y la muerte de venezolanos se han vuelto noticia y evento común en el país. A la declaración de Luisa Ortega de un promedio de 60 homicidios por día durante 2016 ahora se suma los asesinados por fuerzas policiales y militares por protestas, electrocutados por saqueos o por arrollamiento/choques con barricadas. Además de los indirectos por perdigones o asfixia, los que aún no se conocen causas exactas y los torturados cruelmente en calabozos, enjuiciados en tribunales militares o retenidos por la necesidad de fiadores con difíciles requisitos.
Lo oficial, que ya no es monolítico, incluye la película de ciencia ficción del ministro que asegura que ayer capturaron a un paramilitar colombiano que entrenaría a opositores para disfrazarse de GNB para matar manifestantes. Sin embargo, el MP no ha encontrado a los más de 35 imputados uniformados, que estaban infiltrados, sino activos.
Una guerra mediática que incluye las versiones del lamentable y repudiable linchamiento del teniente Subero al asistir al velorio de José Manuel Sosa. Mientras el médico encargado del ambulatorio, Domingo Verde, aseguró que no llegó tiroteado y así lo reafirmó el gobernador Henri Falcón, ahora resulta que el médico admite que no estaba de guardia y no lo vio, que está de vacaciones mientras otros dicen que renunció/fue despedido. El CICPC tendría el caso resuelto, y ya detuvieron a 7 personas aunque esperan tener más arrestos mientras vecinos denuncian que siguen llevándose por las malas a testigos de los alrededores. No hay el mismo esfuerzo policial para saber quién mató al joven que estaba siendo velado.
Algo similar está pasando con el juez Nelson Moncada, asesinado en El Paraíso de varios impactos de bala. Una versión dice que trató de evadir una barricada y el ministro de la ciencia ficción que fue sicariato. Los periodistas de sucesos dicen que le robaron todas sus pertenencias. La cosa se enreda al señalar que fue el juez que investigaba el caso de Bassil Da Costa pero también el que ratificó condena de Leopoldo.
A la guerra de declaraciones y ruedas de prensa, que se suma la de la Fiscal pidiendo aclaratoria sobre las sentencias de la Constituyente, está que las transmisiones son por Periscope o televisión por internet, mientras causo asombro cada vez que tuiteo que -al monitorear- canales nacionales, cada día Globovisión, Televen y Venevisión transmiten más protestas (no sólo en noticieros) de forma más cruda. Antes tímido y ahora dejando ver a los chamos de resistencia, con sonidos de detonaciones y humo de lacrimógenas cubriendo la autopista y la pantalla, con el reportero ahogado o con máscara de gas. El rating perdido es duro de recuperar.
Aún así, hay esfuerzos jurídicos y políticos para defender la labor de los periodistas, mientras cada día hay más "justicieros" que tratan de "descubrir sapos" señalando a quienes llevan años haciendo reporterismo gráfico. Ayer se publicaron chats de Whatsapp montados en La Patilla, que según adelantó Pedro Carreño en Twitter, podría pagar hasta mil millones de bolívares a Diosdado por la demanda contra El Nacional, ABC de España y Wall Street Journal por un reportaje que señala que tienen vínculos con el narcotráfico.
En este enredo hay quienes han atacado reporteros, sin darse cuenta que la censura pasa por los dueños de medios que a su vez son presionados por Conatel de quitarles la concesión o imponer multas millonarias como ya ha enfrentado antes Globovisión e incluso por orden de tribunales el diario Tal Cual. Y el ente administrativo va por más. Ayer Andrés Eloy Méndez, que antes estuvo en la SUNDDE, anunció que preparan un reglamento de redes sociales para usando tecnología "como en China y EEUU" eliminar las cuentas que usando la libertad de expresión llamen al odio o la guerra.
¿Cuál será el criterio? El ente que ha censurado cientos de webs y varios canales de televisión con un gobierno que ha apresado a tuiteros con acusaciones y procesos dudosos. Y no digo que no haya quien no use correctamente las redes sociales, pero el ente no se ha pronunciado contra el uso difamatorio que ha hecho la PNB, el peculado de uso de las cuentas oficiales para apoyar al PSUV o el uso de VTV para atacar a la oposición.
Además, ante los nueve muertos en Barinas durante represión, el ente reaccionó cerrando seis radios. Como cuando Maduro culpó al Hombre Araña y las novelas de la criminalidad, o antes se prohibieron juguetes y videojuegos bélicos porque aupaban la violencia. Y aún así, la criminalidad aumenta por razones más comprensibles: desigualdad, pobreza, falta de servicios públicos,
corrupción, (y frustración y rabia), impunidad, matraca policial, embarazo adolescente, hacinamiento, venta ilegal de alcohol y drogas, y falta de condena pública desde el Estado que los bautizó como "buenandros" permitiendo pranes y megabandas.
Hoy los estudiantes marcharán hacia VTV, que ya se encuentra cerrado mientras anoche en Zurda Konducta dijeron que había impunidad permitida por la Fiscal y que esperan que hoy "no pase nada". Un tip: ni en TVES ni en VTV pasan sucesos (salvo que sirvan para acusar a la "derecha política terrorista en insurgencia armada"). Una tremenda telenovela.

Sons of Death Valley, cowboys daneses que tocan rock and roll hardcore

Escuchar, escuchar y escuchar, así logras encontrar rarezas y joyas. Lo más reciente son estos vaqueros de Dinamarca que con un disco conceptualizado en el  viejo oeste narran la vida de Joaquín Murrieta, un rebelde empistolado que vive en 1850. Sin embargo, no es southern-rock sino un hardcore metálico más asociable con Every Time I Die, 8Kids o Theory In Practice pero con voces limpias y guturales que apelan a influencias tan diversas como Danzig o Rage agains the machine.

No es por tanto la típica banda de sludge o doom, sino que combinando la dinámica del blues, la estructura del rock n roll y el sonido del hardcore crean un primo cercano del black n roll nórdico en que agregan arreglos de cuerdas. De alguna manera más malvado.

El disco es enérgico, potente y realmente, divertido. Es increíble esta combinación de una historia de venganza en las llanuras con gritos desgarradores. Imposible no relacionarlo con el proyecto Me and thah man del cantante de Behemoth, que hacen un country-blues con vampiros e iglesias negras pero sin distorsión.

Y esto me parece más divertido que Turbonegro, Mastodon o los inventos de Satyricon, porque parecen estar más claros en su relación con bandas como Crowbar, Pantera y Corrosion of Conformity pero agregando detalles técnicos y hardcore propios de sus compatriotas y las bandas más contemporáneas. Estos tipos le sumaron al metal y hay que reconocerlos y disfrutarlos.