20 abril 2017

Todo lo que nos falta, lo que está pendiente

Subido al rinoceronte un joven despojado de ropa y vestido de osadía, mientras el rey envejecido sigue desnudo, escondido para disimular. Poemas, canciones y libros surgirán de lo aprendido: vestigio grupal de lo que nunca debió pasar y de lo que queremos para compartir La pasión tiene que encaminarse, como al escribir: no dejarse llevar por ella en el momento y revivirla cuando se necesita con una meta La lucha no es sólo para voltear, cambia o arrasar, es para que nos escuchemos y contribuyamos en el mejor destino posible que viviremos. Los aportes, distintos y diversos, contrarios o complementarios, no excluyentes entre sí, como la geografía, la gastronomía, los acentos. De las tareas pendientes: entender la venezolanidad como identidad completa con contradicciones. Quienes somos, qué queremos como amplitud. La sobrada potencialidad, cosas que no nos gustan, defectos que creemos ajenos, virtudes que vemos sólo afuera, hay que meterlos en el mapa ¿Cómo queremos que sea nuestro destino en 5 años, o en 25? ¿Cómo invitaremos a propios y extraños a volver, a venir por primera vez? El paraíso está en las decisiones, en las objeciones que se encuentran, en esos proyectos buenísimos desoídos que finalmente se cumplen Todos los días, cambiando el mundo, desde lo pequeño aspirando a mucho. Mañana puedes ser diputada, empresario, atleta olímpico, ingeniero. Que se vengan todos: pintores, matemáticos, filósofos, skaters, biólogos, mecánicos, a opinar sobre lo mucho y lo poco, a re-conocernos. Aquí estamos, en la vida, lo que impulsa a mejorar, a trascender, a compartir. Venga un abrazo, ya agotados de la distancia y el prejuicio.


19 abril 2017

Así vi y viví la marcha del 19 de abril en Maracay

Y aquí una crónica personal sobre la marcha en Maracay. Una camioneta nos llevó desde San Jacinto hasta un poco más allá del CC Global. Gente caminando por las aceras y llegar sorprendidos por el gentío. Reconocer y abrazar a amigos. La marcha que arrancó cerca de las 11 de la mañana desde Parque Aragua -donde confluyeron otras marchas venidas del norte y del sur de Maracay- y la Redoma de la Facultad se exacerbó en alegría durante toda la avenida Bolívar con mucha gente grabando videos y tomando fotografías, había furor, entusiasmo y consignas que apelaban al humor negro así como al reclamo ante los cordones policiales: "¡Nos roban! ¡Nos matan! y ustedes no hacen nada" coreaban unos y otros reían al decir: "¿qué? ¿qué? que se vaya Maduro y su revolución se la meta por el culo". Otro grupo, más atrevido, decía: "No arroz, no hay harina, lo que hay en Miraflores es mucha cocaína". Todo fue así hasta llegar a la Plaza Rotaria (Casa de la Cultura frente a Museo Aeronáutico). Allí la concentración perdió sentido ante la falta de algún dirigente que usara el camión del sonido para dirigirse a los asistentes. O un megáfono, como bien me apuntan. Entonces algunos se acercaron hacia el cordón policial que bloqueaba el acceso hacia el Palacio de Justicia, Alcaldía de Girardot y Gobernación de Aragua. Las oficiales iban adelante, con una cadeneta de brazos. Entonces hubo discusiones entre seguir por allí -"somos más que ellos"- y dirigentes que sufrieron para tratar de contener a la gente. Falta de contenido se palpó allí. A muchos jóvenes que en 2014 vi en resistencia y ahora forman parte de juventudes de partidos los vi esforzarse mucho más después que una cadeneta de mujeres "peinó" a algunos asistentes para quedarse en la plaza. Sin embargo, que la marcha se fuese de regreso a Parque Aragua fue lo que realmente evitó que allí no pasara nada. Algunos querían enfrentarse a los policías. Estaban más que dispuestos. Más tarde, ya en Parque Aragua, pasó algo similar. Alguien, algunos, quién sabe, dirigieron la marcha hacia Base Aragua y la avenida Casanova Godoy por la Fuerzas Aéreas. De nuevo, hizo falta la guía o la compañía del liderazgo político, el megáfono. Ya no estaba el camión del sonido. Lanzaron una lacrimógena y algunos corrieron pero el ánimo general era de persistir, seguir, incluso volver a una zona antes tradicional y ahora vedada: frente al Centro Médico de Maracay. Lo que empezó entonces, cerca de la 1 de la tarde, fue una batalla campal con piedras, trapos encendidos y botellas, lacrimógenas y perdigones, que se extendió hasta después de las 7 de la noche. La Ballena tuvo que retroceder ante la lluvia de piedras y la insistencia de la concurrida protesta, algunos se fueron hacia el estacionamiento del CC Hyper Jumbo (donde también lanzaron bombas) y se empezaron a construir barricadas para impedir el paso de la tanqueta de la GNB que ya había bajado una vez por la Casanova y otra por la Fuerzas Aéreas para tratar de disolver la concentración. Por las redes ya se advertía la presencia de civiles irregulares, algunos con escopetas de perdigones, en la esquina del Hotel Eurobuilding y alrededores. La batalla prosiguió, con un vaivén de manifestantes y policías, con el avance de unos y otros, hasta que hubo -al menos- 17 detenidos según informan abogados y defensores de DDHH. Mientras estuve cerca del lugar vimos una señora y un chamo heridos por pedradas dentro del estacionamiento del centro comercial. El lugar cerró y los vigilantes pedían a la gente salir del lugar. Más tarde vecinos del Luis XV en Base Aragua reportaron que, durante varias ocasiones, civiles y GNB entraron al lugar lanzando piedras, disparando perdigones y atacando vehículos y balcones, con total impunidad. También sucedió en Parque Choroní. Desde los balcones fotografiaron una bomba de humo verde, y un video mostró cómo policías y civiles se intercambiaban las escopetas de perdigones mientras otros mostraron cómo se prepararon (usando taxis sin placas) en los alrededores de la gobernación. Habían chamos preparados para la resistencia, otros fueron espontáneos, hubo gritos contra policías y GNB en las varias instalaciones militares de Maracay durante la marcha, pero hubo un cambio. Cuando se defendían de la represión o simplemente se trató de hacerlos retroceder para que la marcha siguiera, vi que se quedaron con ellos adultos y personas mayores, ayudándolos, apoyándolos y acompañándolos. Una diferencia notable con 2014. Esto los animó, sorprendió, impulsó. Una indignación y una fuerza que se ha esparcido, y aunque sé que quienes se apasionan o van predispuestos, también vi el ánimo de defenderse, de agruparse, de no dejarse más. Eso sí, esta marcha no tenía un fin preciso, no iba a la Defensoría, y creo que lo que parecía reducir el peligro o la conflictividad dejó un vacío difícil de completar. Y debe decirse: los manifestantes aspiran, desean, ¡exigen! que el liderazgo político acompañe y persista con ellos durante toda la jornada.

17 abril 2017

Lethe con First Corpse on the moon ahonda en su trip hop metal pop experimental

Después de presentarse en sociedad con un larga duración en 2014 bajo la etiqueta de "metal experimental" el dúo de Anna Murphy y Tor-Helge Skei junto a Eivind Fjøseide (guitarrista de la banda de metal gótico avantgarde y progresivo Atrox) vuelven en 2017 con un disco que también se acerca al trip hop, la electrónica, el trip hop y el pop experimental, focalizados en la interpretación vocal y menos en los arreglos folclóricos, mientras el metal se ha reducido a arreglos de cuerdas con distorsión de rock industrial que acompañan a las pistas electro.



Murphy, prolífica (de la banda folk / metal Eleveitie y de vanguardia folk /metal Nucleus Torn, así com otras bandas experimentales y de música folk europea) es la cantante principal de Lethe, que con el sugerente nombre de "First corpse on the moon" (El primer cadáver en la luna) apelan a atmósferas que rozan el spacerock y el industrial pero con un sonido menos gótico o sombrío, presentando una especie de pop metálico y asequible, con un pie en los continentes de la electrónica y el rock.

Durante casi una hora, en que Tor-Helge, también de la vanguardia noruega con Manii/Manes interviene alguna pocas veces con voces épicas y bajas, mientras los pianos y las guitarras adornan una base creada digitalmente, a veces de formas inusuales, que tiene también momentos de cantautoras como Tori Amos o Fiona Apple, mientras las influencias de las agrupaciones de Bristol se manifiestan sin perder rastro de sus antecedentes de la vanguardia noruega.

De los mejor son los pocos pero interesantes arreglos con instrumentos de viento, especialmente en la final Exorcism, que le añade un trozo especialmente original a una banda que irónicamente no se arriesga por fuera de sus ya probadas grabaciones alternas, su propia discografía y más bien inunda y ahonda en sus capacidades.

Una ganancia total para acercar nuevos públicos (si ya no estaban allí) de cantautoras más oníricas y noventeras hacia el metal o viceversa.



11 abril 2017

Sustento jurídico de la recolección de firmas para solicitar la destitución de magistrados

Las declaraciones de la fiscal general Luisa Ortega Díaz abrió una caja de Pandora, y entre ella la presión en el cumplimiento de la ley, lo que además brinda formalidad a las peticiones.

Según el Artículo 265 de la Constitución. Los magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia podrán ser removidos o removidas por la Asamblea Nacional mediante una mayoría calificada de las dos terceras partes de sus integrantes, previa audiencia concedida al interesado o interesada, en caso de faltas graves ya calificadas por el Poder Ciudadano, en los términos que la ley establezca.

(Aquí entre el debate si se debieron o no contar los 4 diputados menos para que la calificada fuese de 109 pero también el "desacato" sirve para ignorar lo que sí se puede como votos de censura a ministros y claro, remoción de magistrados y rectores). Cito el artículo de enero de 2016 de Daniel Pardo para BBC Mundo al respecto.

Artículo 62 de la Ley Orgánica del TSJ (PDF).

Los Magistrados o Magistradas del Tribunal Supremo de Justicia podrán ser removidos de sus cargos en los términos que establece el artículo 265 de la Constitución de la República, y serán causas graves para ello las siguientes:
1. Las que establecen la Ley Orgánica del Poder Ciudadano y el Código de Ética del Juez Venezolano y la Jueza Venezolana.
3. No ser imparcial o independiente en el ejercicio de sus funciones. 
5. Llevar a cabo activismo político partidista, gremial, sindical o de índole semejante.
9. Incumplir o incurrir en negligencia manifiesta en el ejercicio de sus atribuciones y deberes.
11. Cometer hechos graves que, constitutivos o no de delito, pongan en peligro su credibilidad e imparcialidad y comprometan la dignidad del cargo.
12. Cuando ejerzan influencia directa en la designación de quienes cumplan funciones públicas.
13. Cuando incurran en abuso o exceso de autoridad.
 14. Cuando incurran en grave e inexcusable error de derecho, cohecho, prevaricación, dolo o denegación de justicia.
15. Cuando hubiere suministrado datos falsos con motivo de su postulación como Magistrado o Magistrada a la fecha de la misma, que impida conocer o tergiverse el cumplimiento de los requisitos exigidos en la presente ley y en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Artículo 32 de la Ley Orgánica del Poder Ciudadano (PDF).

Los ciudadanos o ciudadanas o los representantes de los Poderes Públicos podrán solicitar al Consejo Moral Republicano la calificación de la falta en que presuntamente se encuentre incurso el magistrado o magistrada del Tribunal Supremo de Justicia.

(Es decir, con firmas los ciudadanos y cualquier diputado o directiva de la Asamblea Nacional).

Se consideran faltas graves de los magistrados o las magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, las siguientes:

1. Cuando atenten, amenacen, o lesionen la ética pública y la moral administrativa establecida en la presente Ley.
2. Cuando incurran en algunas de las causales de destitución del cargo previsto en el Código de Ética del Juez Venezolano o Jueza Venezolana.
3. Cuando actúen con grave e inexcusable ignorancia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, de la ley y del derecho.
4. Cuando adopten decisiones que atenten o lesionen los intereses de la Nación
5. Cuando violen, amenacen, o menoscaben los principios fundamentales establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
6. Cuando lleven a cabo activismo político partidista, gremial, sindical o de índole semejante, o realicen actividades privadas lucrativas incompatibles con. su función por sí, o por interpuesta persona, o ejerzan cualquier otra función pública, a excepción de actividades educativas.

Y sí, como dijo en Facebook la profesora Zeudy Acosta, les faltó: "Todas las anteriores".

07 abril 2017

The Project Hate MCMXCIX presenta metal industrial con esquizofrenia vocal en Of Chaos and Carnal Pleasures

Soy fanático de Grave, y por tanto, de su excantante, Jörgen Sandström. Así que trato de seguir cada banda y colaboración que hace. Con Project Hate MCMXCIX me costó por lo poco que se consigue en Youtube. Pero ahora que he escuchado su disco 2017 he quedado gratamente sorprendido. Su voz, profunda y corrosiva se mezcla con la de la cantante noruega Ellinor Asp con un fondo de death metal industrial, bien procesado, mezclado y tocado, que sin sonar post-apocalíptico, suma electrónica a una maquinaria aplastante.



La voz femenina no es coro celestial ni suaves acompañamientos líricos, sino alaridos de rock y gritos frenéticos que me hicieron recordar el trabajo de Agnete Kjølsrud de Djerv con Dimmu Borgir y Solefald, mientras que los solos de "Lasse" Johansson como invitado recurrente de la banda le brindan una mezcla de doom y hardrock a una mezcla ya por sí dinámica y vibrante (incluyendo arreglos de pianos con atmósferas electro). Además, Asp escribió las letras que hablan de caos y placeres carnales. El diseño de la portada es majestuoso.

El disco está construido con canciones larguísimas (la más corta tiene 11 minutos) que oscilan entre clímax de la mano de Asp (con cuerdas y sonidos industriales de por medio) así como descargas donde voz y batería se las juegan juntas para sonar demoledoras. El disco juega siempre con emociones elevadas, sin bajones, sino interludios y puentes para nuevas olas de potencia.

La inclusión del cantante de Amon Amarth, Johan Hegg y Erik Rundqvist (Cut Up, Vomitory) muestra la apuesta por darle protagonismo bestial a las voces, siempre en la punta de la silla, con los nervios de punta y con una dualidad que no es el del metal sinfónico épico o el metal gótico, sino algo novedoso, no que una bella y bestia sino que -casi como una afrenta a los prejuicios de género- permitan un intercambio vocal más amplio e inesperado.


Nidingr regresa con black/death noventero y noruego, con pinceladas justas de experimentación

En el black metal experimental encuentro mi mayor satisfacción. Ese género que puede pecar de cerrado y tradicional es también caldo de cultivo para la explosión creativa con elementos que difieren diametralmente o que alimentan la frialdad de sus riffs en tremolo, tan característicos. 



Con este disco, tras cinco años de silencio, y el aprendizaje de Teloch, su guitarrista y compositor, en Mayhem, llega un disco que se alimenta del death metal para presentar a medio tiempo canciones que muestran un buen rango de técnicas de guitarras, un bajo que está todo el tiempo presente (con la llegada de Sir, antes en Good Seed y Djerv) aunque no siempre espectacular y un sonido típicamente noruego, con reminiscencias a los clásicos de los noventa y sin una producción pulida pero que tampoco llega a presentar un disco grabado malamente en un baño.

Lo brillante está especialmente en las voces de Estrella Grasa, que de nuevo media entre lo áspero de los gritos más agudos del género y lo más bajo del death, llegando a esa voz rasposa, aspirada y desgarradora que le suma elementos de doom con tintes únicos.

El disco, que me gustó por la variedad rítmica, tiene sus momentos más altos en The Ballad of Hamther, la mezcla con trip hop de Gleipnir, la suma de voces con Garm (Ulver) en Ash Yggdrasil y cuando profundizan en el doom con el tema de cierre, Naglfar is loosed, donde las voces que se vuelven más virulentas y black deben compartir con Amalie Brunn de Myrkur.

Uno de esos discos que escuché dos veces seguidas, para volver a disfrutar lo que primero me sorprendió y luego, como si viviese el mismo día de nuevo, me permitió saborear detalles, sonreír cuando repasé elementos nuevos y aplaudí en sus más memorables. Un disco crudo y directo, que a pesar de su frialdad se diversifica, pero evitando que la masterización suelte un sonido arrollador. Sencillez antes de pretensión.
Escúchalo gratis en Deezer

04 abril 2017

Body Count regresó con actitud punk,letras hip hop y música thrash junto a Mustaine, Cavalera y Blythe

En 1991 en los albores del rap metal, cuando no existía el nü metal, el género era para gente como Clawfinger, Anthrax y Biohazard, metaleros de raza blanca que incluían elementos de industrial, hip hop y rapeos en sus canciones. Mientras tanto un sexteto de afroamericanos (en el linup original) liderados por el guitarista Ernie C y el Mc Ice T presentaban un disco con raíces en el heavy metal y el thrash, sin rapeos ni samplers, lo que causaba polémicas por sus letras tipo gangsta rap, con vocalización rockera.



Ahora después de tres años de silencio, Body Count (que tras la muerte de tres de sus originales tiene dos músicos blancos) presenta "bloodlust", una colección de 11 temas bien enfocados en el metal (sin rap ni ritmos groove) con Max Cavalera y Randy Blythe como invitados en los temas All Love is Lost y Walk with me mientras Dave Mustaine hace una narración y toca la guitarra líder en el tema que abre la placa, "Civil War".

Como detalle especial hay una versión de Raining Blood de Slayer después de un audio de Ice T explicando que formaron la banda para que su amigo Ernie C pudiese tocar la guitarra con las influencias de Black Sabbath y Slayer, una de sus bandas favoritas a la que le hacen un tributo de esta manera.

El disco discurre entre la oscuridad del thrash metal, trozos de speed metal y una clara influencia del punk, mientras las letras están principalmente enfocadas en la violencia policial contra negros y pobres y crecer en los ghettos de Estados Unidos. llenos de rabia e indignación, incitando a la lucha social con una actitud realmente punk, vena hip hop y transfondo metalero sin fusión de géneros sino enérgico, directo y pesado.