05 octubre 2019

Blasphemy de Kayo Dot: refrescante regreso al rock abandonado el synth experimental pero aún indefinibles

Bravo por Toby Driver. Después de dos discos que detesté o me aburrieron con Kayo Dot, el Blasphemy de 2019 es refrescante. Sin llegar a la mezcla de post-rock, doom metal y música experimental tan bien balanceada de Hubardo y lejos del metal experimental de sus comienzos, el disco tampoco es gobernado por las atmósferas sintéticas y relajadas más recientes.



Manteniendo la vibra electrónica de Coffins y Plastic House, así como su trabajo solista, el ahora cuarteto parece tratar de hacer su disco más rockero o basado en guitarras en muchos años, permaneciendo difíciles de clasificar o definir. Con interesantes percusiones, varias capas de guitarras y un elaborado trabajo vocal que muestra el amplísimo rango de Driver para rememorar lo salvaje y lo suave, el disco se queda en términos medios.

Me escasean las ideas y las palabras para explicarlo. Es indefinible y aún así digerible. Hay gran experimentación sónica, canciones basadas en guitarras, técnicas que toman prestadas de otros géneros, orquestaciones a medio camino con riffs rockeros y una forma extraña de pop experimental que atrae.

En un terreno entre el space rock y lo psicodélico, me recuerda tanto a Porcupine Tree como al War of Roses de Ulver. Acompañado del guitarrista Ron Varod (Sabbath Assembly) y los bateristas Leonardo Didkovsky y Philip Price, parecen marcar un nuevo camino más que una llegada.

Claramente es una forma perversa de músicos con experiencia en el metal extremo experimental de entrar a producir, de forma muy pulida, otros estilos, para usar tanto las trompetas como el tremolo picking para describir al universo bajo una nueva mecánica.

Mi tema favorito, con gruñidos vocales incluidos, Vanishing Act in Blinding Gray.

Lo puedes escuchar aquí https://kayodot.bandcamp.com/album/blasphemy

Soñar el futuro con educación, fútbol y biodiversidad a pesar de la pobreza - Dos años de Invítalo a comer en Maracay

Cumplir dos años en “la escuela más bonita del mundo” es más que constancia, es un compromiso. Es convertirse en parte de las figuras más constantes en la vida de los 300 niños de la UE Padre Juan José Zugarramurdi II de la comunidad Juana La Avanzadora, la zona más pobre de San Vicente, un sector ubicado al sur de Maracay.

Un compromiso como el que asumen estos niños, junto a sus maestras y padres, por tratar de ir la mayor cantidad de días, hacer las tareas en muy escasas condiciones materiales, conseguirles un desayuno, lavarles el uniforme, coserles los zapatos, darles un abrazo, mantener el ánimo por estudiar y finalizar.

He visitado sus casas. Pisos de tierra, techos y paredes de madera y zinc que apenas los protegen de los elementos. Hay decenas de rendijas, tapadas con plásticos y lonas, por donde el agua de lluvia invade sus colchones, enseres y ropa. Cuando es muy fuerte, paralizados en medio del lodo, cuentan que han perdido muchas de sus poquísimas posesiones.

El bien más preciado son sus colchones. Hasta dos adultos y ocho niños pueden dormir y vivir allí. Cuando no los usan colocan puedes ver algo de ropa, bolsas de arroz y pasta, productos de higiene personal e incluso ollas. Su espacio personal es mínimo, la seguridad del hogar es poca y el espacio común lo es todo. Los chamos están afuera, no en el patio, sino en las vías de tierra que surcan la comunidad, apenas divididos de sus vecinos, con quienes muchas veces comparten un árbol o una pared.



“En mi casa no hay grifo”, dijo uno de los niños, causando las risas de todos, cuando el instructor le preguntó sobre qué había aprendido de un video ecologista, en que un extraterrestre invitaba a pasar de ser un hombre despilfarrador a uno consciente. Ellos trataban de adaptar la realidad del cortometraje animado, donde un hombre desperdiciaba recursos al ducharse, lavarse los dientes, lavar los platos, usar una computadora, conducir su carro o usar vasos desechables.

Y la conciencia infantil se elevó a pesar de las diferencias. Los 25 niños que se graduaron de sexto grado estaban en el Museo de Diversidad Biológica del PN Henri Pittier, al que los llevamos como premio por su graduación de primaria. Muy irónicamente, no había luz en el lugar desde hace dos semanas, así que colocaron una planta eléctrica para proyectar el audiovisual.

Con luces de celulares pudimos ver muestras de animales disecados de toda Venezuela, incluyendo el cráneo de un inmenso Caimán del Orinoco hasta los populares monos araguatos. Jugaron y conversaron con Carlos de BIOTS, con quienes hacemos estos paseos, quien además de organizar juegos ecológicos, les habló de las especies invasoras como el pez león. Vieron una lectura dramatizada de Aquiles Nazoa, específicamente “Un sainete o Astrakán, donde en subidos colores, se le muestra a los lectores la torta que puso Adán”, una versión humorística del Génesis de la Biblia.

Aprendieron y discutimos sobre el tráfico ilegal de animales salvajes, que no deben tenerse como mascotas y cuyos hábitats debemos proteger para también salvarlos a ellos. Era inmensa su emoción de ver los animales disecados tan cerca, la mayoría por primera vez y conocer muchos otros.





En el patio jugamos fútbol, lo que me dejó sorprendido del talento y fuerza que el profesor Ender ha sabido pulir y promocionar en las niñas. Jugamos ellas contra ellos, perdiendo estrepitosamente. Ellas juegan fuerte, hábil y rápidamente, acostumbradas a jugar mezcladas con niños en la escuela y en una liga amateur local en las que el profesor funge de entrenador de las escuadras de todas las categorías de edades con alumnos y alumnas de la escuela. La goleadora de la liga es nuestra becada Nazareth Pirela.

El paseo, que incluyó merienda y chistes en el autobús, se realizó una semana después del acto de graduación, donde no sólo se agasajaron a estos 25 chamos que ahora van al liceo sino también a otros 75 pequeñitos que terminaron su año en preescolar, pasando ahora a primaria.

Allí llevamos tres tortas, cada una con un color que conforma la bandera nacional, recibimos un reconocimiento de su parte, los escuchamos, abrazamos, felicitamos y empezamos a hablar con los padres de los posibles becados para el año que viene. Pero además aprovechamos para repartir, por el Día del Niño y la Niña cientos de juguetes donados por Yumaira Muzaly junto a decenas de mamás.

Así que estamos buscamos madrinas y padrinos para sufragar los 10 dólares mensuales que les otorgamos a las familias con el compromiso de seguir estudiante, llevar la boleta con buenas notas, seguir en contacto con la escuela para ayudarnos en las jornadas de alimentación y no tener hijos, como un compromiso de total dedicación escolar.

Pero también quienes nos apoyen con fondos y alimentos para seguir alimentando a los 300 niños de la escuela, seguir mejorando su infraestructura e invitarlos a soñar, no sólo a comer.¡Se nos graduaron los muchachos!

04 octubre 2019

Nos gusta la desinformación (que nos da la razón), parte 1 #Panampost

Después de DolarToday y Maduradas, llegó Panampost para cumplir el papel de "información sin censura", una necesidad que creó el gobierno tanto al censurar y cerrar medios como socavando credibilidad al culparlos de mentir
desinformacion-exceso-informacion1.jpg
Y esto sin tener un solo periodista experimentado ni historial de cobertura o reporterismo serio
A pesar de décadas de experiencia de periodistas premiados y perseguidos, que han abierto medios digitales para vencer la censura asumiendo retos tecnológicos y presupuestarios, labrando un prestigio con su cobertura diaria, le creen a desconocidos porque atacan a Ramos Allup, Lilian y Guaidó.

¿Qué credibilidad tiene un medio que sólo replica las tesis tuiteras de los "liberales" que hasta la cuenta humorística @vepolitics ha descubierto como funcionarios del gobierno o contratistas y que repite exactamente tus creencias? (Que no las hace verdad, aunque se presentan como la "verdadera y sin miedos a decirla").

También cambió de dueños hace poco, como Globovisión, Últimas Noticias y El Universal.
Panampost es sólo un síntoma de un ambiente mucho más grande de la desinformación y que tiene símiles en el mundo: bots y trolls rusos que impulsan ultraderecha en Europa, con tal de subvertir orden, sembrar conspiranoia y creer que "la verdad está allá afuera y te la ocultan".

Ayer fue DólarToday y hoy también son anónimos "radicales" que copian y pegan información que tergiversan o retitulan de forma escandalosa para que finalmente cumplas expectativas del poder: pensar que medios independientes mienten o están auto-censurados y no los leas.

Recuerdo un estudio presentando en Global Fact6 que encontró que aunque mayoría en EEUU cree en medios que desmienten a Trump o que sus seguidores no siempre le creen, no cambia apoyo político.

Esto es: La evidencia no sólo se lee a conveniencia sino que no cambia puntos de vista. Por eso no importa lo que te diga tu tío chavista o le digas tú a él. Sea verdad, mentira, exageraciones u omisiones. Termina la discusión cada uno más radical que antes.

Otro interesante estudio en Argentina, presentado en el Latam Chequea 2018 y realizaro por neurólogos, encontró que cuando encuestados supieron que noticias que creían reales no lo eran y viceversa, aumentaba su apoyo político a bando que apoyan y no al contrario

Te convences que hay una mala intención en exponer como mentiroso con quien simpatizas
·
Twitter e investigaciones publicadas por la profesora Iria Puyosa han mostrado que hay un ecosistema con bots, trolls y otros anónimos que publican y difunden información falsa o dudosa haciéndose pasar por radicales pero son pagados/promovidos/influenciados por agentes de gobiernos.

El síntoma más reciente sobre esta confabulación/confusión está sobre los ataques a Greta Thunberg.

Vuelven a coincidir rusos y "libertarios". Es decir, quienes la atacan en ambos extremos son igualmente conservadores sociales y creen que hay "una verdad más verdadera" que se oculta
(Desde el Cambio Climático no existe, como dice Trump, hasta las vacunas son dañinas, lo que provocó un rebrote de sarampión en Francia y California, pasando por Dios no ama a los gays y el aborto es promovida por un lobby de George Soros que quieren conquistar al mundo, lo que raya en un antisemitismo que los hace coincidir con populistas de derecha de Europa, de nuevo).

Una anécdota en la universidad. Después que varios estudiantes me dijeron insistentemente que "los medios influyen sobre la sociedad" y que esta era víctima de la publicidad y agendas con interés comercial, les pedí que levantaran la mano quien creyera que las películas, series o webs que preferían también los influían: "no, a mí no, porque yo sé...".

Mi desinformación me la respetas

Con Catharsis los italianos Párodos hacen black metal progresivo con base en la tragedia griega, rodeados de angustia y desesperación

El quinteto italiano (Salerno) Párodos debutó en 2017 con su disco “Catharsis” –después de un demo un año antes- con una combinación entre el místico black metal atmosférico de los 90 que me recordó a Lux Occulta y Dawn, con una especie de post-metal progresivo, que usa tanto voces limpias de vanguardia como sucios gritos del black metal. Una sinuosa mezcla que me ha recordado a las bandas que firmaba The End Records en sus comienzos, como Agalloch o Mental Home.
párodos catharsis.jpg
Con nueve canciones, incluyendo intro, outro y un interludio, todas entre 7 y 9 minutos, hay ese feeling épico, glacial y de angustia, que se nutre de pianos y guitarras acústicas, con poderosas baterías a lo Nemesis Divina, que parece pasearse por las raíces nórdicas para luego dispararse hacia la vanguardia con sus combinaciones inusuales.

Intercalando también tiempos medios con ráfagas de batería, el quinteto deja las primeras canciones más arraigadas en el black metal para darle más espacio al rock progresivo. En la penúltima canción usan letras en italiano, ausente desde el intro, para unas narraciones con voz black metal que le da un toque aún más desesperado y depresivo.

Hay mucha más orquestación a partir de este tema, aunque los teclados son una pieza fundamental del sonido de Párodos, que emula la tragedia griega para la conceptualización, que combina la tristeza y la alegría en un teatro que bebe del post-metal menos estridente. Párodos es precisamente la primera canción coral cantada por el coro en el antiguo teatro griego después del prólogo.

La banda va a girar en un tour encabezado por Arcturus, si eso da alguna pista de su estilo.

Los escuchas aquí https://parodosmusic.bandcamp.com

18 septiembre 2019

Slipknot llega a su sexta producción con un revival del nu-metal más su electro-industrial-percusivo-violento de 1999

Después de alegrarme muchísimo con el regreso de Cradle Of Filth a sus andanzas de black metal gótico sinfónico con Hammer of the Witches, ahora el nuevo disco de Slipknot "We are not your kind", apenas el sexto en 20 años desde su debut homónimo y tras media década sin producciones de estudio, arroja a tu cara un regreso a algunos de los elementos distintivos que dieron renombre del octeto, ahora con un solo percusionista tras la salida de Chris Fehn, de Des Moines, Iowa. Fehn (conocido como #3) dejó la banda apenas en marzo después de demandarla por retener pagos acumulados, acusando directamente a Shawn Crahan y Corey Taylor por esto.
Slipknot-We-Are-Not-Your-Kind.jpg
El nuevo disco tiene muchos de esos agudos sostenidos de las guitarras, areglos de samples electrónicos, golpeteos industriales, scratchs de DJ, arreglos nu-metal de guitarra, bajo y batería de tiempos entrecortados, los cambios de voz entre lírica y gritada propias del grunge que hicieron famoso a Taylor y poderosa percusión. Su single "Unsainted" tiene además los ganchos melódicos que encantaron al público a finales de los 90: coros muy pegadizos, cambios de humor de la tristeza a la rabia y puentes para pasar de caerse a golpes en el concierto a bailar cantando como si se tratara de una canción de POD o Disturbed.

En un largo disco, son 14 temas aunque tres de ellos son intros o interludios, Slipknot desarrolla sus diversas piezas, volviendo a sus orígenes pero con un gran peso al lado electro-industrial y percusivo de la mezcla, aumentando la cantidad de gritos pero agregando además unos coros colectivos de fondo, algunos de voces femeninos, que le añaden profundidad a los temas. Resaltan los arreglos que combina la fuerza percusiva con guitarras gruesas y cambios de tiempo, quizás un poco formulaico y repetitivo, pero siempre funcional para los objetivos propuestos.

Incluso en temas como "Critical Darling" se escucha algo de rap-metal a lo "Boom!", de nuevo de POD, lo que hace parecer que este disco es una especie de revival que bebe de las raíces del género al que le suman su personalidad original. Pero esto no es el Iowa, sino una versión un poco más arreglada y menos dura que su debut, aunque con buenas guitarras para descargar.

También hay algo de temas lentos, densos y malvados como la balada oscura "Liar´s Funeral" aunque no tan perversos como "Purity". Y así inicia la segunda mitad de la producción con "Red Flag", una especie de nueva "Spit It Out", sin voz melódica, para confirmar que esto es una remezcla de sí mismos, lo cual puede ser peligroso pero apela a lo que ya sabes que funciona. Así se escucha "Orphan", con pocos coros melódicos pero una resumen de sus primeras canciones.

El disco mezcla fiereza y misterio tratando de sacar lo mejor del pasado, tener partes melódicas y apetecibles para mayores mercados de su tercer y cuarto disco, y un horizonte abierto, ¿qué va a pasar ahora? Por ahora, a disfrutar de esta versión retrotraída, siempre divertida y potente de los enmascarados de Des Moines.

Puede escucharlo aquí
https://www.deezer.com/en/album/110601572

09 septiembre 2019

Howling Sycamore presenta su segundo disco experimentando entre el metal extremo y el heavy épico

El segundo disco de Howling Sycamore me dejó de nuevo sin palabras. Después de un primer disco donde retó el concepto de heavy metal, el de metal progresivo e incluso el de una banda que hace música extrema o no, al mezclar incluso un demencial saxofón barítono del mítico Burce Lamont (Yakuza) a la mezcla.
howling sycamore.jpg
Su extraordinario cantante, Jason McMaster (Watchtower), quien en el primer disco hizo vocales más cercanos al thrash metal de vieja escuela, se explaya en sus habilidades para darle un toque más místico y dramático con voces más al estilo del heavy/power, que puede recordar al finado Ronnie James Dio.

Si lo analizamos en teoría, esta banda no tendría porqué funcionario, porque está completada por Davide Tiso, la mente maestra detrás de la extinta Ephel Duath (black metal / jazz / avantgarde), en bajo y guirra y Hannes Grossman (Alkaloid, Bottled Science, Eternity´s End y muchos otros más).

En Seven Paths of Annihilation, un disco con temas en primera persona sobre la destrucción del yo en la búsqueda del autoconocimiento, lo que es coherente con el enfoque vocal, se escuchan composiciones que rompen con las estructuras, retando y halagando al oído, con temas que no tienen coros, incluso prescindiendo de riffs, para hacer largas -de más de seis minutos en cada uno de los 7 temas- elucubraciones desde la guitarra, dándole un máximo protagonismo a los solos y sin un núcleo sónico.

La calidad del sonido es altísima, lo que permite repasar el disco varias veces para impregnarse de ese viaje caledoiscopico, menos brutal que el primer disco aunque aún con un par de blastbeats en su penúltimo disco, así como enredarse en las atmósferas y capas creadas por Tiso.

Entre los invitados que repiten está el propio Lamont, quien en lugar de llenar el disco con demencial caos, ahora solo participa con dos solos en el último tema, "Sorcerer", donde también toca Otrebor (Botanist, donde ahora también toca Davide) para agregar el dulcimer, un instrumento percusivo con cuerdas que usa en su banda principal. El tema finaliza suavemente, con un finale de pianos.

El guitarrista Kevin Hufnagel (Byla, Dystrhytmia, Gorguts, Vaura) repite como invitado en un par de temas, mientras que debutan Fabian Vestod (baterista de Skinlab) y Matt Bladwinson, guitarrista de Dream Tröll (heavy/power), lo que ofrece un adelanto de la bizarra oscilación entre géneros épicos y extremos en que se sumergen sin comprometerse realmente con ninguno. Y para rematar, en el cuarto tema está de invitado Martin Friedman.

Lo escuchas aquí https://howlingsycamore.bandcamp.com/album/seven-pathways-to-annihilation

04 septiembre 2019

Mestís, un proyecto de jazz / metal suave y atmosférico de Javier Pérez, el "otro" guitarrista de Animals As Leaders con músicos de Intronaut

Gracias a un intro de guitarra acústico de Javier Reyes (Animals As Leaders) en el Berseker (2019) de Amon Amarth pude llegar a la maravilla musical de Mestís, un proyecto creado en 2012 por este músico en que en cada producción ha juntado un pool extraordinario de músicos para un proyecto de rock progresivo / jazz, por ponerle alguna etiqueta, que realmente une lo emocional y lo técnico de una manera muy suave y acoplada para generar una extraordinaria experiencia auditiva, distinta a lo acostumbrado en géneros con tantos virtuosos.
mestis eikasia.jpg
Mestís es un trío completado por dos músicos de la banda de post-metal progresivo Intronaut: Joe Lester en el bajo y Dave Timnick en la batería pero en cada disco ha tenido invitados que le dan un matiz extraordinario.

Para el debut fueron Matt Garstka, su compañero en Animals As Leaders, en batería programada, así como el percusionista de Calle 13, Héctor Barez, y el trombonista David Stout (Marvin Gaye, Juan Gabriel, Smokey Robinson). Y para el primer disco repitió Garstka, así como Mario Camarena y Erick Hansel de la banda de math rock progresivo CHON.

Suave, delicado, con arreglos poderosos pero muy digerible para el público general y usando la guitarra de ocho cuerdas, en su segunda larga duración Eikasia (2018), después de Polysemy (2015) y el EP debut Basal Ganglia (2012), se inclina por un sonido casi pop / smooth jazz, que provee de una nueva experiencia al ser tan escuchable pero que también tiene bemoles al ser un disco conceptualmente algo menos logrado que los anteriores.

Podría compararse un poco con Our Oceans, en esa reencarnación mucho más light y menos metalera de Exivious y está bastante alejado de las intrincadas y ambiciosas interpretaciones del venezolano Félix Martin.

En Eikasia, con apenas siete temas, se aleja de las estructuras más jazz/metal de Polysemy aunque conserva, especialmente en su primer tema, "El Mestizo", mi preferido, un poco de esa fusión con ritmos / folclore latinos que desarrolló en Basal Ganglia. El baterista Eric Moore, en la banda de doom experimental Lillake y conocido por su trabajo con Suicidal Tendencies e Infectuos Groove y también en su compañero en la banda T.R.A.M, se encarga del instrumento en esa canción.

Lo escuchas aquí https://www.deezer.com/es/artist/4373325