27 junio 2008

Dia Nacional del Periodista Venezolano - reflexiones personales

Hablar de periodismo en Venezuela actualmente, pasa por la inevitable polarización política que vive el país. Sin embargo, vale la pena recordar que el deber primero del periodista es decir la verdad, actuando como un servidor público y por esto, es su obligación hacerse un profesional capaz de procesar y transmitir información útil y oportunamente, de forma correcta, como herramienta para el desarrollo de la sociedad. Terrible es escuchar entonces, a compañeros de la escuela, decir que "escribir no es lo mío", como si se pudiese prescindir del lenguaje para hacer un reportaje televisivo o una campaña publicitaria.

Un recordatorio ante la sensación de olvido que se observa en medios de comunicación del país, ante la pertinencia periodística del cuidado y mejoramiento del lenguaje, el incentivo a la lectura y la difusión de las artes y la cultura, el impulso del deporte como actividad social, recreativa, saludable y educativa, y especialmente, la transmisión de valores cívicos. No es romanticismo, es que el llamado periodismo de oposición y la hegemonía comunicacional, nos hablan de términos como endógeno y libertad de expresión, pero aquello de criticar y actuar sobre una canción que diga "Habemos" como Electrobotic de Caramelos de Cianuro, nada.

Esta lista no es exhaustiva, pero trata de recordar que aún en los momentos más álgidos de la lucha política, aún en la persecusión de la realidad objetiva y en la sostenida guerra contra la injusticia, el periodista también debe entretener y educar, alejándose de los intereses personales -bien sea económicos o culturales- para realizar su labor, y pasando por encima de valores demasiado subjetivas para esto. ¿Qué sabemos de las distintas tribus culturales o los movimientos religiosos de nuestro país? ¿Dónde queda la tolerancia venida del respeto y el conocimiento?

Aún así, vale la pena recordar que es el periodista quién está facultado para informar y opinar, especialmente esto, mediante los medios de comunicación masiva, y no una modelito o un bachiller terrorista, sin facultades técnicas y cognoscitivas para la profesión, y además, sin el aval de haberse dedicado a su formación para esta carrera. No importa que existan licenciados incapaces de hacerlo o gente sin estudios formales "muy leídos". Hay que rescatar la dignidad de la profesión, como ya lo han conquistado médicos, abogados y contadores, quienes no permiten que se les usurpe la facultad de ejercer su profesión. Así que candidatos psuvistas y mamis de cerebro de pasarela, a dormir para su casa.

También quisiera recordarles, especialmente a los no-periodistas, que opinar es distinto que informar, y que al respecto, no podemos confundir lo que piensa un comunicador con la realidad objetiva, pero es deber de quién opina dejar esto en claro. Ser objetivo, que se ha cacareado tantas veces, no significa no tener una postura, que como seres humanos todos poseemos, sino ofrecer la información sin que esta influya en la narración de los hechos, aunque no en el enfoque en que estos puedan ser transmitidos, sin faltar por esto a la ética. Una cosa es lo que diga Marta Colomina, y otra cosa lo que podamos comprobar mediante otras fuentes. No se enfrasquen en una solo medio o posición.

El periodismo no puede ser sinónimo de sintomas menstruales y emocionales, en que cada quién grita lo que le dé la gana, llevado por la pasión; ni mucho muchos un period-Itsmo, que separa al comunicador de su audiencia, como el supremo colector y difusor de la verdad única, sin ninguna posibilidad de ser corregido o contrastado.

Nunca está de más, recordar el Código de Ética del Periodista Venezolano, y la Ley del Ejercicio del Periodismo, así como las noticias sobre la modificación de ésta. Y claro, recordar también porqué se celebra este 27 de junio el Día Nacional del Periodista Venezolano -Analítica-, que es conmemorar la creación del Correo del Orinoco, por el Libertador Simón Bolívar y que sirvió para difundar las ideas hacia el Congreso de Angostura y el triunfo patriota en la Batalla de Carabobo. Para que no los agarren fuera de base cuándo les pregunten.

También recomendado el tío-gurú del periodismo blog en Venezuela: Enigmas ExPRESS, que hoy 27 tiene varios posts al respecto.

5 comentarios:

  1. Anónimo7:47 p.m.

    Hablando de la sobriedad y el amor a la verdad como caracteristicas inevitables del buen periodista en esta frase te resbalas lastimosamente:

    "El periodismo no puede ser sinónimo de sintomas menstruales y emocionales, en que cada quién grita lo que le dé la gana....."

    Manifiestas un desprecio enorme por la mujer. Seria bueno que te leyeras varios libros de esos de formacion general sobre el sistema hormonal masculino y la manera en que influyen esos niveles de testosterona en la sangre en las elecciones vitales que hacen los varones o machos o seres humanos del genero masculino.

    Por lo demas comparto en general tus opiniones sobre como debe ser un periodista.

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo, aquello fue una morisqueta, admitiendo que quizás salió mal. Un chiste semántico sobre el periodo-periodismo, usando quizás un lugar común muy reconocible, sólo para llamar la atención sobre el histerismo que ha preponderado en alguna féminas... especialmente contrarias al Presidente. Pero bueno, esto es un camino, una reflexión personal, una caída que admito. Pero allí la dejo, para atestigar que la llamada objetividad, no es sencilla.

    ResponderEliminar
  3. Excelente! me gustó mucho... ciertamente, creo que hay que cambiar o mejor dicho romper el paradigma del estereotipo del periodista venezolano... que para salir en televisión debe ser en el caso femenino flaca, alta y de tendencia o sea, triple hello (en la mayoría de los casos)... cuando el comunicador es otra cosa, su misión es totalmente diferente. Es un ser integral,inteligente, capaz de decodificar un mensaje, de construirlo y poderlo transmitir a una población que merece respeto, merece la verdad y por supuesto más calidad de la que recibe ahora en todos los aspectos... Creo que es hora de que esta profesión deje de ser "utilizada" por unos cuantos para hacerse famosos o lograr un curul o cualquier otro puesto de importancia... es tiempo de que el decir "SOY PERIODISTA", sea como decir antes que eras miembro activo de la Cruz Roja para, que ya no te asocien a lo que lamentablemente somos hoy en día como gremio... sin embargo, feliz día!

    ResponderEliminar
  4. el dia que un periodista sea eso, periodista, y no un actor o actriz de tv, un disfraz de politico con microfono, un divo o una diva, un cretino con patente de corso al que no se le puede tocar, un mercenario que destruye la moral de las personas con su opinion, ese dia, creere en ellos..

    ResponderEliminar
  5. Hola... te cito porque luego de leer esto y otros post escribí una reflexión al respecto... Exclusiones, exilios y libertad de expresión

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.