06 agosto 2008

¿Eres mono o eres ardilla? Tiroteo en el cybel

- ¿Qué te pasa, mamaguevo, quieres salir de aquí puñaleado?
- Dale, diablo, que estoy lageado, no seas pajuo
- Eres una tara, chico, becerro
- Estás buscando que te elimine, menor.
- ¿Eres mono o eres aldilla? Habla claro
- Cállate, marico, sigue jugando

Conversación normal de adolescentes masacrándose en un juego en línea. ¡Pum! Sonó un tiro. Estoy dentro de un cyber, es imposible. Por culpa de Intercable, yo andaba en esos antros de juegos en línea. Todos nos quedamos paralizados. Los que investigábamos para el trabajo, los que "leveleaban" y los adictos al MSN.

- Chamo, se me escapó un tiro, disculpa, pana
- Marico, estás loco, ¿qué pasó?
- Le estaba enseñando la pistola a este carajito
- Coño, ¿qué vamos a decir?

Me levanté para presenciar la pantalla con un hueco que revelaba el estallido del balazo, el error del chamito de 16 años, morenito "calzao" con piercing de púa en el lado izquierdo del labio, gorrita de béisbol. Se levanta la camisa y allí está, una pistola, que parece casera.

Los chamos no se inmutan, les parece terrible que les hayan detenido la batalla. Vuelven en un minuto a sus puestos. El que atiende empieza a usar su celular febrilmente, ¿será la novia, la madre, el mejor amigo o el dueño? Ellos le dicen al chamo, con nombre en inglés malandreao que guarde la bicha en su casa. El carajito pide una bicicleta para ir a un barrio cercano.

Estamos en el quinto -¿sexto?- cyber de un centro comercial pequeñito, al lado de una urbanización "privada" que jura ser clase media, y es de gente que salió de la pobreza y se hizo la vida trabajando, como el portu de la panadería, como mis padres, como todos los demás.

Ahora hay que inventar un cuento. El chamo del disparo dice que vinieron a matarlo y él se defendió. Todos se ríen. -Coño, no me van a dejar entrar más-. Yo me había parado para decir que lo mejor era desconectar el monitor. Decía cualquier cosa, yo no tengo 16 años, no juego Silkroad y estoy allí como un alien. El invento es aún más impresionante que la calma de todos con su gelatina, sus piercings y su ropa igual que ayer: vamos a decir que vinieron a matarte y se les escapó un tiro para asustarte. ¡Si va!

Llega el dueño, echan el cuento. Lo hace uno como de 9 años. - Así pasó en Campo Alegre, Joe, un chamo vendía droga en un pool y vinieron unos tipos y lo cosieron a tiros. Ahorita fue como de venganza. - Menos que mal que no le pasó nada. - ¿Te cierran el cybel, verdá? - Claro, vale. Gracias a Dios.

Llega el carajito de la pistola, diciéndole a quien le prestó la bicicleta que la quite de allí, que roban. Es mentira. Estamos al lado de una urbanización "bien". Tiene unos 16 años, digo yo, talvez mucho menos. Se sienta a mi lado, y juega Silkroad, nadie lo ve feo. Tiene espada no sé cuál y 80% de no sé qué, sigue la vida en el cyber, panita. Para la mierda la Lopna y aquella otra ley sobre niños, niñas y adolescentes sobre videojuegos y cybers.

Etiquetas:

6 comentarios:

  1. cesarsc31:19 a.m.

    coño pana... me dejates frito.!!! siempre reviso para ver que tal la competencia.!! jajajaja es joda. ok lo cierto que esta vez la irresponsabilidad me parecio como esos cuadros astractos.!! dificiles de entender.. no supe por fin como fue la vaina.!! me paso lo de cunfú... me confundi... si quede con la duda y eso es algo muy arrecho.. jeje suerte papa.. estamos pendientes.

    ResponderEliminar
  2. ¿¿¿Es en serio la vaina, o un relato de ficción...???

    Aunque viendo como están las cosas, no es sorprendente un escenario así.

    ResponderEliminar
  3. Gustav5:24 p.m.

    !!Que coño tiene que ver que estes en un cyber de un centro comercial pequeñito, al lado de una urbanización "privada" que jura ser clase media, y es de gente que salió de la pobreza y se hizo la vida trabajando, como el portu de la panadería, como mis padres, como todos los demás.!! ¿acaso la delincuencia esta exenta de no formarse igual o peor en esas urbanizaciones privadas de niños bien y de clase media? osea que solo en un barrio, donde hay gente pobre es donde esta la escoria de esta sociedad ¿no?.. Me salio clasista el muchacho! que tal.!

    ResponderEliminar
  4. Gustav, presta atención a los detalles. El chamo de la pistola pidió una bicicleta y fue a un barrio cercano a guardar la bicha. El cyber queda al lado de la urbanización que jura ser clase media. En el cyber hay chamos de allí, criados en el barrio, pocos o ningún sifrinito de crianza, y chamos de los barrios cercanos. Es una crónica, pana, yo no estoy culpando ni atribuyendo, estoy es echando el cuento. Yo para nada clasista, sería un chiste que lo fuese, usted muy sensible, mosca, papá, que andas es arrecho con el mundo, al parecer.

    ResponderEliminar
  5. coño jean quisiera decir que eso no pasa, tu sabes porque los caraitos son unos inocentes y demas paja que dicen los padres...

    pero caminando por el centro vi ese periodico glorioso llamado cronica policial y en su portada esta... lo mataron por una apuesta en un cyber, con la foto del cadaver con un plomazo en la cabeza...
    y hace unas semanas vi en una camioneta como se cambiaron unas vainas y un chamito le paso una pistola a otro, tu sabes ara matar unan culebra...
    cosas de la violencia que llega a la juventud como moda

    Saludos men

    ResponderEliminar
  6. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.