17 diciembre 2006

Patria o muerte, ¡beberemos!

No quiero hablar de Lady Di ni si el chofer andaba rascao y ella charleando por una barriga falsa como todo un suceso venezolano, ni de Capriles Radonski que ahora seguro vuelve con Érika de la Vega porque ahora sí que va por la Presidencia via la Gobernación de Miranda, ni de Danilo Anderson fumando monte en Ámsterdam con el rostro cambiado mientras Isaías hace el ridículo con sus ojeras de escritor. Aquí vamos a hablar del aumento de la caña por decreto.

Oficialmente es así: por Gaceta Oficial No. 38.577, habrá aumento para los siguiente productos importados: whisky, vino, tequila, ginebra, vodka, así como cigarrillos y tabacos, muebles, perlas, prendas de vestir, mantelería y papel higiénico. Se calcula que los aumentos, que rondarán el 30% se sentirán desde el primer trimestre del 2.007. La justificación es la siguiente: "alentar la industria nacional en estos rubros, la cual cubre la necesidad de demanda nacional". Esto significa que las empresas que producen estos insumos venden toda su mercancía pero no pueden expandirse a un ritmo mayo porque su industria no está protegida contra las exportaciones y difícilmente podemos exportar.

Simple: mucha gente compra caña de importación y cigarrillos extranjeros, ropa de marca, joyería y demás enseres caseros traídos de los mayamis. No nos limpiamos tanto el culo con papel venezolano como deberíamos y hemos despreciado la industria licorera a excepción del ron y la cerveza, de la cual somos el primer país consumidor en Latinoamérica y el décimo en el mundo.

Ahora, ¿quién paga estos aumentos y que pasará con los productos nacionales?

Muchos dicen que todo seguirá igual, sólo que entrará más dinero al fisco, cuyo destino no determina la resolución a dónde irá a parar, porque si me dicen que fumar habanos cubanos Cohiba, beber Buchanan´s y comprarse una camisa Gucci van directamente a cubrir gastos sociales como seguridad e inversión en servicios públicos, excelente, traéme otro servicio y vámonos ya al Sambil a forjar patria, pero si los boliburgueses, esos ricos de nueva data como los empresarios chinos y rusos de la apertura post-URSS, pagan más impuestos por sus lujos de arribista que le pasarán del bolsillo izquierdo al derecho o sí el SENIAT sigue rompiendo récords y dice: ahora se cubrirá lo que paga PDVSA con impuestos y los ingresos petroleros se van para las reservas internacionales para cubrir catástrofes, caídas del crudo o contigencias inesperadas, excelente, pero si todo es joder a la burguesía como una especia de venganza marxista, ¡qué inútil!.

Otra reflexión, ¿estos impuestos permitirán que baje el IVA?

Para mí debería decretarse 100% más de impuestos a los cigarrillos, sean importados o no, para que vaya directo a un fondo de salud cardíaca y pulmonar para atender a sus propios consumidores y evitar el consumo juvenil.

En Venezuela ahora se escuchará la siguiente consigna: Patria o Muerte, ¡beberemos!.

2 comentarios:

  1. Algo mas que celebrá la "mayoría" de los Venezolanos?... salud!.

    ResponderEliminar
  2. Te digo algo. El papel 'tualé' de los perritos cuchis es más 'agradable' que ese papel rosado o acartonado que solemos ver (y usar, por qué no admitirlo) en estaciones de servicio y baños 'terminaleros'. Con respecto a los impuestos. Marvada sean los castigadores bolivarianos forrados en billete. Bueno, tú sabes. No fumo y podría vivir a punta del elixir de la vida que produce nuestra hacienda Santa Teresa (valga la cuña turistica, ¡acérquense, panitas!) pero que no me jodan my simple life, arribista, oligarca, facilista e intolerante. Yo sí, chico, me gusta la pinta y el perfumito de firma gringoide. Yo amo ser una bella gusana del imperio, ¡no me jodan!.

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.