05 diciembre 2006

Triste por los que están tristes

Elecciones3D. ¿Qué importan los resultados electorales? ¿Qué importa sí el Presidente no es realmente un socialista? ¿Qué importa que se hayan vendido una cifra récord de automóviles este año? ¿Qué importa que La Hojilla siga existiendo? ¿Qué importa qué el zuliano tengo un verbo tan malo? ¿Qué importa que las transnacionales petroleras reafirmen la burguesía de la nueva clase capitalista en nuestro país?

No es de eso de lo que quiero hablar ahora sino del otro, del triste, del que tiene ahora miedo. Quiero hablar de la tristeza.

Tristeza por la gente que cree que el país está dirigido por ignorantes, chusmas, marginales e idiotas, y no poder decirles que soy uno de estos ignorantes sin escuchar todo lo que ya conocemos.

Tristeza por mis amigos, familiares, vecinos y conocidos que votaron por Rosales y ahora quieren comprar un pasaje de avión sintiendo miedo de ser perseguidos, ignorados, hundidos en un país que se ha perdido. Triste por que ellos se sienten defraudados.

Tristeza por un proyecto de país que no es el proyecto de país con el los venezolanos soñamos hace tanto y que aún así, muchos eligieron con esperanzas de que al menos puedan comer 3 veces al día.

Tristeza porque aún así, sé que ellos tienen parte de la culpa, por ignorar a los distintos, a los pobres, a los incultos, a sus empleados, a los que no tienen, a los que no saben, a los que no comen por querer vivir en paz, por que eso es culpa de otros, porque cada quien quiere salvarse sin tener que salvar al mundo.

Tristeza porque yo no he comido, no he tenido, he sido ignorado, no he estudiado todo lo que desearía por querer buscar un futuro fuera de mi país y ahora vivo algo distinto, mucho mejor, pero que no pueden vivirlo todos los venezolanos.

Tristeza por escribir estas líneas, con el corazón del otro en la mano, con las ganas de entenderlos, de abrazarlos, cómo dice tan acertadamente Isra.

Triste porque creyeron en un salvador como otros creen en el suyo, y alegre porque desde hoy, yo que no tengo la tristeza de ellos, viviré para alegrarlos.

4 comentarios:

  1. Estimado Compatriota:

    Gracias por tu comentario en la página de ASERNE en Venezuela.

    Sin lugar a dudas lo expuesto por ti en tu email es la vía. Pasada las elecciones debemos iniciar un proceso de reflexión.

    En el panorama económico del país, aunque las apariencias muestren lo contrario, se avecina un verdadero tsunami contra la economía.

    El país ha sido manejado muy irresponsablemente y la economía cobra.

    Políticamente vendrán nuevas oportuniddes y lo que tu ves que hoy brilla, subitamente puede eclipzar.

    Las vacaciones decembrinas ayudarán a ese examen de toda la situación, para preparase psicológimente y políticamente para lo que se nos avecina.

    Un gran abrazo,

    Carlos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:16 p.m.

    El futuro de Venezuela está en nuestras manos. Una alternativa Inteligente de Venezolanos para Venezolanos. Únete, Participa Activamente.

    CONCIENCIA COLECTIVA
    http://conciencia-colectiva.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Todavía se siente un poco de tristeza en el ambiente, pero como ya he dicho la mayoría decidió y es debe respetarse...
    (k)

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.