05 febrero 2007

Ser joven en Venezuela (no es fácil)

Ser joven en Venezuela no es fácil. La desinformación es la orden del día. Sexualidad, drogas y violencia son asumidas casi como normas constitucionales. Los intereses básicos de la gente menor de 29 años: estudio, entretenimiento y empleo no poseen ninguna política pública efectiva más allá de protecciones moralistas y poco prácticas.

Por esto, mujeres adolescentes de todas las edades se debaten entre parir indiscriminadamente o tener experiencia en abortos. La mayoría enfrenta sus primeras relaciones sexuales con el manto del terrorismo psicológico, el silencio o la escasa información paternal. Los más informados difícilmente pueden enumerar las posibles enfermedades de transmisión sexual o las formas de contagiarse con SIDA. De nuevo, no hay educación sobre qué hacer si todo falla y viene un embarazo no deseado.

Algo similar sucede alrededor de las drogas: aléjate, cuidado, mosca. Pero poco o nada te dicen acerca de la marihuana, el éxtasis, la cocaína o el crack. Poco o nada más allá del mito porque no saben. Fácilmente escuchas a un padre hablar de “fumarse” algo pero pocos afrontan las drogas inyectadas o las pastillas, quizás ni las conocen. El mito de pensar que su hijo es sano los aleja de la necesidad de educarlo. Quien no conoce más peligro tiene de afrontarlo en la calle, cuándo sólo amigos o conocidos están alrededor.

Igual podemos hablar de formas de entretenimiento ligados a la permisividad acerca de alcohol y tabaquismo, al ir a discotecas con cédula falsa, a manejar sin tener edad legal. El dilema de dedicarse a la música, a la literatura, al cine, en un país como Venezuela. Soñar con ser un jugador profesional de béisbol, fútbol o básquetbol, no salirse de esos deportes. Estudiar muchísimo para conseguir un empleo digno, con un buen sueldo, no terminar de taxista, de buhonero, de vendedor.

La excusa para eso está al alcance de la mano: todos lo hacen, todos tienen cédula falsa, todos beben caña desde los 12, todos manejan porque el papá les da el carro. ¿Y si hubiese entretenimiento para ti suficientemente bueno para olvidarte de todo eso? Conciertos, fiestas en horarios semi-nocturnos, festivales de arte. Sabemos que la culpa no es sólo nuestra.

Lo mismo para conseguir nuestro primer empleo, para conseguir un cupo en una Universidad, para dedicarnos a ser músicos, cheffs, deportistas, científicos, pequeños empresarios, sacerdotes, bilingües. No hay información, no hay guía, no hay condiciones. ¿Y si yo quisiera ser tatuador, fisioculturística, hacker, graffitero profesional, artista circense?¿Tenemos actualmente la libertad y posibilidad de hacerlo sin la lotería de los pocos que triunfan?

Ser joven en Venezuela es muy difícil porque te atracan y te matan los malandros, porque sientes que no hay cultura para lo que te gusta, no hay oportunidades por ser chamo, no te pagan suficiente en tu asqueroso trabajo, no hay forma de divertirse ni estudiar, no espacios para expresarte, hay demasiada política, los bancos no te prestan dinero, es muy difícil comprarse un carro.

Por eso el más conocido pensamiento juvenil es largarme de aquí. Porque en EEUU si que hay trabajo, porque conoces mucha gente en España que le va bien, porque hay miles de razones sociales, culturales y económicas que la gente experimentada en viajes esgrime para darte ánimos de largarte. Porque el gobierno no puede hacer suficientes casas ni crear empleos para los 16 millones que pronto seremos adultos.

La culpa no es toda de nosotros, pero parte de la solución está en nuestras manos. ¿Qué propones tú?

13 comentarios:

  1. Pápa no es un tema fácil, eso si lo pegaste. Ve, te apoyo en mucho de lo que posteaste, pero lo mismo me lo decía yo, ¿Será que tenemos la solución en nuestras manos? Lamentablemente he llegado a la conclusión de que no. Los jovenes no tenemos ni voz ni voto en esta verga, (Bueno voto si tenemos, pero despues nos echan pa' un lado). Yo tenía ciegas esperanzas y creía que aquí todavía se podía, pero lamentablemente (no tengo otra palabrita) últimamente he sido victima del hampa, y me he sentido decepcionado por la baja calidad de los servicios y la forma como el CLIENTE es tratado. La empresa telefonica de Venezuela ya me conoce gracias a todas las miles de llamadas que he venido haciendo desde finales del 2006 para que me solventen la situacion de mi plan de internet por el cual pago ciento y pico y DISFRUTO de una navegación de 42Kbps. Un cajero automático me tumbó 200mil bolos y en el banco me dijeron que esperara tres meses a ver si "procedia". Cosas como esan me decepcionan. Y si es cierto que algo se puede hacer, pero no pienso pasar mi vida y envejecer luchando para vivir dignamente en mi pais (que tanto lo quiero) cuando los que estan en el poder no piensan sino en hacerse más ricos.

    ResponderEliminar
  2. Ojo, no soy ni blanco, ni rojo, ni verde! Aplaudo lo que hay que aplaudir y critíco lo criticable!

    ResponderEliminar
  3. Si el tema no es fácil, parece inevitable que cada vez más chamos se quieran ir. Es lo cierto, pero el tema aún me interesa. Somos millones, no puedo creer que no haya nada qué hacer... en vez de votar, ser votados?

    ResponderEliminar
  4. Para empezar no tenemos algún representante, y pienso que la solución empezaría con la existencia de algún movimiento real, algo que envuelva ese torrente de mentes que tu planteas, el músico, poeta, tatuador, deportista, artista, etc; y que los una en una sola masa desinteresada de la política e interesada por su bienestar y cabida en el país. No se me ocurre otra cosa. No se si el recurrir a la salida fácil de irse del país vaya a solucionar el problema del colectivo (creo que no) pero si es una salida individual para el que no se quiere quedar a pelear algo que le es tan propio como su identidad.

    ResponderEliminar
  5. Irse definitivamente no es una solución ni siquiera individual porque seguiremos comiendo arepas así vivamos en Ucranía. No dejamos de ser extranjeros aunque pasen 40 años, los recuerdos, familiares y amigos se quedan atrás, y uno sigue aspirando que todo sea distinto. Definitivamente un movimiento juvenil no político, no politizable y que rescate nuestras propias posibilidades y talentos.

    ResponderEliminar
  6. Irse nucna es la solucion, y te lo dice alguine que actualmente esta afuera, yo estoy en Madrid y mucha de la juventud de aca tambien se quiere ir de Espana, pero es una tonteria, si te vas por que quieres viajar y conocer otros lugares, pues hazlo, pero tu bienestar te lo forjas en donde sea, claro si vivieras en Etiopia, piensalo 1 sola vez antes de irte, pero estamos hablando de una pais Petrolero jaja.... La juventud de Madrid me dice que esta harta de tanta corrupcion, negligencia, hipocresia, problemas sociales, etc...y yo les digo que tienenq ue vivir en latinoamerica para que vean todo eso pero con mas problemas economicos, pobreza y superpoblacion, y la juventud de Africa nos dicen a nosotros que somos unos ninos de pecho y que maduremos y disfrutemos de lo que tenemos...... no seamos pesimistas, hazmos lo que queramos y podamos en el momento en que se pueda y se quiera, pero hagamos!, tambien me consta por experiencia propia que uno pierde tiempo en mariqueras en vez de hace las cosas.

    ResponderEliminar
  7. ahhh por cierto!!! rapidito, chamo lo de los cajeros, bancos, empresas telefonicas, robos....eso es MUNDIAL, olvidate de que aca en Europa las cosas funcionan bien, jeje, de verdad olvidate de eso, la empresa privada aca tiene mucho poder, tanto que hacen lo que les da la gana con los usuarios...la verdadera ventaja es ke la constante legislaciony adaptacion del gobierno a nuevos tiempos ayuda a regular los problemas y a que la getnme tenga como defenderse de los poderosos abusadores...pero creeme! la roncha es la misma!...y aca la gente no se traga los semaforos por que las multas son todo el suedlo de mes!, por que cada vez que pueden se los tragan!...la conciencia es relativa, a veces es represion y no conciencia.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo, no hay país con panacea, ningún lugar es perfecto. El rollo es que en España puedes ser tatuador, graduarte de la Universidad, caminar a las 4 AM, reclamar ante la autoridad, ver a Korn cada año, comprarte discos de J-pop, montarte en tren, sacar los papeles sin pagar, tgener seguridad social, etc, etc, etc. Con problemas? son parte de la vida... pero qué importa si Europa no es perfecta cuándo Venezuela no es lo que puede ser? Nadie ha dicho Europa es mejor, vámonos. Sino que es entendible porque hay miles de razones para calarse "esas ronchas" con tal de ganarse 8 euros la hora, tripearse lo que aquí no tenemos y simplemente conocer mundo.

    ResponderEliminar
  9. Amigo pasando a observar tu blog´s, vale articulos muy buenos.. me agradaron,, muy acertivos.. buen trabajo sigue asi pana, excelete trabajo...,ademas te dejo un invitacion a ver si deseas pertenecer a mi comunidad AEI (amigos en internet), pasa por mi blog´s y lee el post SALUDOS chaux

    ResponderEliminar
  10. Fidel: Entiendo todo lo que acabas de decir, y de ninguna manera pienso que voy a encontrar algún país perfecto. Soy idealista pero realista.
    Jeanfreddy: Tambien sé que viviendo en Ucrania voy a seguir comprando harina pan pa' hacer arepas, y seguiré con la ilusión de que Venezuela mejore, pero tu último comentario resume mucho mejor lo que yo estoy particularmente buscando (creo que resumo tambien los deseos de muchos jóvenes que buscan irse).
    Quiero caminar por las calles sin temor de que me vayan a fulminar por un telefono o por un par de zapatos, disfrutar de eventos culturales, que me paguen mas de Bs.3.500 la hora por ser profesor de Inglés de un prestigioso instituto de enseñanza de Inglés a nivel nacional, y cosas por el estilo. ¿Será mucho pedir? ¿Está mal anhelar ésto? Creo que si es mucho pedir a la Venezuela de hoy. Será que hoy estoy más pesimista que nada, y no me malinterpreten, amo a mi país, pero me duele no poder ver realizado el futuro que quiero para mi y los mios en mi patria.

    ResponderEliminar
  11. David, no está mal, es nuestro derecho, es nuestro sueño y quizás me atrevería a decir, nuestra lucha. Muchos obreros al ser jefes no reivindican a los que ahora trabajan para ellos. Los sindicalistas luego se corrompen por intereses políticos y quien ahroa es líder comunal mañana es un concejal con TrailBlazer. Cómo cambio esto? Con algo como lo hecho por la Hacienda Santa Teresa y el Proyecto Alcatraz, del que ya hablé anteriormente

    ResponderEliminar
  12. Ayer mi papá me dijo "tú no vas a cambiar el mundo con lo que hagas" y me arreché tanto que lo dejé hablando solo. Yo tuve una adolescencia un tanto patética, menos mal que maduré "un poco" y no tuve que pasar por abortos, drogas, cárcel, ni demás cosas que no deseo a nadie. Simplemente me di cuenta rápido de cómo eran las cosas; terminé mi bachillerato con un promedio mediocre, entré en la Universidad a estudiar lo que quería y tengo un promedio muy de pinga y mi sueño es vivir en mi país a futuro mientras tenga trabajo y un buen sueldo como para independizarme. Me duele tener miedo a las 2 de la mañana si estoy en la calle, me duele apretar mi bolso contra mi pecho cuando viajo en metro, me duelen infinitas cosas, pero doy gracias a la vida que estoy aquí aún. Yo no quiero ser millonaria, sólo quiero hacer lo que me gusta, tener un título, y sí, yo si creo que puedo cambiar un poquito el mundo. Y no desde España o USA, sino desde aquí, o al menos siendo venezolana. Y sueno demasiado cursi y utópica la vaina, bla bla. Me importa un comino, yo sí creo en mí.

    ResponderEliminar
  13. ¿Qué importa lo que diga tu papá? Los jóvenes siempre han cambiado al mundo, o acaso Arafat, Bush, Fidel, Saddam, Bolívar, Einstein y demás, ¿nacieron con 30 años o fue durante su juventud que estudiaron, soñaron o empezaron el camino que los llevó a lo que fueron? Ni qué decir de jóvenes como los de la Batalla de la Victoria, los del mayo francés, los hippies de los 60 o los creadores de YouTube. Sigue haciendo, pensando y actuando como me dices... ya estás cambiando el mundo con esa forma de ser. Un país no se cambia desde afuera.

    ResponderEliminar

Habla, sé serio y organízate.